Navidad en Norge: De galletitas y otras dulzuras


Les sigo contando acerca de cómo se festeja la Navidad en Noruega

Cerremos los ojos un instante e imaginémonos en otro tiempo. Un tiempo donde el petróleo que le ha dado el bienestar económico a Norge todavía no ha sido descubierto. Corramos la cortina de los años y asomemos la nariz en una época donde labrar la tierra y salir a pescar eran los únicos medios de subsistencia, y donde las preocupaciones principales eran la cosecha de papas o si habrá suficiente pasto acopiado para alimentar a los animales durante el próximo invierno. 

En esas duras vidas rurales, la Navidad era una época de regocijo y calma, un encuentro con la familia reunida para disfrutar de buena comida y bebida. Un período de pausa en las tareas cotidianas, donde no sólo se festejaba la Navidad Cristiana sino también que el sol comienza su itinerario de regreso, trayendo consigo la luz, el calor y la esperanza de un nuevo año.

Un tiempo donde las horas oscuras se aprovechaban para limpiar la casa del piso al techo, cambiar las cortinas, los paños de cocina, y los mantelitos bordados o a crochet. Todo de un vivo color rojo, verde o blanco.

Una cosa curiosa con las tradiciones es que si bien se continúan en el tiempo con pocas variaciones, son pocos los que recuerdan el origen, o el por qué se hacen cosas como por ejemplo, hornear siete diferentes tipos de galletitas.

Preguntando aquí y allá, parece que en los albores de la historia, cuando Norge era uno de los países más pobres en Europa, la manteca y el azúcar con que se hacen las galletitas estaban reservadas para grandes eventos como casamientos o la navidad. Me imagino el sacrificio de las familias para poder disfrutar de ese gustito ahorrando durante todo el año.

De esas épocas – ca.1700-1800  tal vez, vienen cocinándose estos siete tipos diferentes de galletitas:

  1. Sandkaker. – Directamente traducido – Torta de arena 

  2. Pepperkaker. – Galletitas de jenjibre 

  3. Fattigmann. – Directamente traducido – Hombre pobre 

  4. Goro.  

  5. Berlinerkranser. – Corona berlinesa 

  6. Krumkaker. – Obleas 

  7. Serinakaker. 

 

7 sorter kake.PNG

Al Vikingodelort no le llama la atención ningún tipo de galletita o torta . Como resultado, cuando hago estas cosas riquísimas, soy la única que come con los consabidos indeseables resultados. Pero para Navidad me gusta mucho perfumar la casa con el olorcito a galletitas recién horneadas, y usar tiempo y amor para decorarlas. 

48418278_10216246914978886_2051008718207713280_n

Porque las tradiciones empiezan algún día, el año pasado el Vikinguito (que ya tiene 20 años el muy irrespetuoso) y yo hemos iniciado nuestra propia tradición: Hacemos muñequitos de jenjibre sin gluten ni lactosa, y los decoramos juntos. Vivan las recién estrenadas tradiciones!

dav

dav

Anuncios
Publicado en Historias & Cuentos, navidad, Norway | Deja un comentario

Navidad en Norge – Santa Lucía


Siguiendo con la serie de tradiciones navideñas que empecé a contarles aquí, les traigo otra curiosa tradición es la de Santa Lucía el 13 de Diciembre.

Con ayuda de don Wiki: La fiesta conmemora a Santa Lucía, una mártir del siglo III sometida a la Persecución Diocleciana, que según la leyenda llevó comida y ayuda a los cristianos que se escondían en las catacumbas con una corona de velas encendidas para iluminar su camino y dejar sus manos libres para llevar la mayor cantidad de comida posible. La fecha coincide con el solsticio de invierno, el día más corto del año antes de las reformas del calendario, por lo que su festividad se convirtió en un festival cristiano de la luz.

En las escuelas y jardines, los chicos se visten con túnicas blancas y van en procesión cantando la canción de Santa Lucía. Uno de ellos lleva una corona de velas en la cabeza mientras todos reparten galletitas. Son el símbolo de la luz del cristianismo a través de la oscuridad del mundo.

Las galletitas tienen una curiosa historia, que tal vez es mejor no contarles a los críos : Santa Cecilia fue torturada por ser cristiana, y en medio de las torturas le quemaron los ojos. Las galletitas tienen forma de 8 con pasas negras en representación de sus ojitos quemados. Por eso también es la santa de la vista.

Lusekatt.PNG

Se dice que celebrar vivamente el Día de la Santa Lucía ayudará a vivir los largos días de invierno con suficiente luz.

La primera vez que vi a los nenes en procesión, solemnes con sus túnicas y trayendo la luz en el oscuro invierno, me dieron mucha ternura. Son a la vez una tradición, un símbolo y una esperanza.

Para los chicos significa galletitas caseras, padres orgullosos y maestros estresados. Pero qué lindos se ven!

Aquí les dejo para que lo vean en youtube:

https://www.youtube.com/watch?v=bz9frZQHuyg

Y la letra en noruego : 

Svart senker natten seg, I stall og stue

Solen har gått sin vei, Skyggene truer

Inn i vårt mørke hus Stiger med tente lys,

Santa Lucia, Santa Lucia

Natten er mørk og stum, Med ett det suser

I alle tyste rom Som vinger bruser

Se, på vår terskel står Hvitkledd med lys i hår

Santa Lucia, Santa Lucia

En Español:

Cae la oscura noche, en los establos y en las sala de estar.

El sol se ha ido, las sombras amenazan

En nuestra casa oscura aparece con luces encendidas,

Santa Lucia, Santa Lucia

La noche es oscura y silenciosa.

Derepente un susurro se oye en cada habitacion silenciosa

es el sonido de alas de ángeles

Mira, en nuestro umbral se encuentra

Vestida de blanco con luz en el cabello.

Santa Lucia, Santa Lucia

 (Traducción libre) 

 

 

Publicado en Historias & Cuentos, navidad, Norway, Opiniones, Perlitas de mi cofre | Deja un comentario

Navidad en Noruega


Jul i Norge

 

Para quien estamos acostumbrado a las navidades latinoamericanas, los rituales noruegos pueden parecernos ajenos y hasta extraños. En estos últimos años he tenido la oportunidad de pasar algunas navidades aquí, en la mollera del planeta, y otras en mi bella Bariloche, a 13.000 kms al suroeste en línea recta.

Debo confesar que la época de las fiestas me generaba un rechazo inmediato. Navidad era para mí sinónimo de discusiones acerca de dónde iba a pasar las fiestas, qué comer y qué regalar. Lejos del espíritu de renacimiento que suponía representaba la Navidad.

Sumado a esta incomodidad, hace muchas navidades, mi mejor amigo tuvo un accidente de auto, agonizó una semana y falleció en vísperas de Año Nuevo.

Cuando me mudé, hace ya 8 años, no tenía idea de que la Navidad podía ser, también, una temporada del año donde las tradiciones se siguen al pie de la letra, con los chicos en el centro de la escena.

A modo de muestra, van una serie de post acerca de alguna de esas tradiciones que me hicieron creer otra vez en el espíritu de la Navidad.

Tiempo de adviento:

Dice el amigo Wikipedia: «Primer período del año litúrgico cristiano. Consiste en un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo.

Los fieles cristianos consideran al Adviento como un tiempo de oración y de reflexión tiempo de esperanza y de vigilia, de arrepentimiento, de perdón y de alegría»

En la mayoría de los hogares pero también en los negocios y oficinas se pueden ver las cuatro velas que se encienden una a una en los domingos de adviento.

Mientras se encienden las velas, la familia reunida recita este bello salmo:

1er.domingo: Encendemos una vela esta noche, la encendemos por la alegría.Brilla iluminando la oscuridad e iluminando a quienes estamos presentes. Encendemos una vela esta noche, la encendemos por la alegría.

2do.domingo: Encendemos dos velas esta noche, las encendemos por la esperanza y la alegría. Brillan iluminando la oscuridad e iluminando a quienes estamos presentes. Encendemos dos velas esta noche, las encendemos por la esperanza y por la alegría.

3er.domingo : Encendemos tres velas esta noche, por la nostalgia, la esperanza y la alegría. Brillan iluminando la oscuridad e iluminando a quienes estamos presentes. Encendemos tres velas esta noche, por la nostalgia, la esperanza y la alegría.

4to.domingo : Encendemos cuatro velas esta noche y dejamos que ardan hasta el final. Por la nostalgia, la alegría, la esperanza y por la paz, pero más para que la paz llegue a este pequeño mundo donde vive tanta gente.

( Traducción libre – en noruego suena lógicamente mucho mejor)

Så tenner vi et lys i kveld, vi tenner det for glede

Det står og skinner for seg selv og oss som er tilstede

Så tenner vi et lys i kveld, vi tenner det for glede

Så tenner vi to lys i kveld, to lys for håp og glede

De står og skinner for seg selv og oss som er tilstede

Så tenner vi to lys i kveld, to lys for håp og glede

Så tenner vi tre lys i kveld, for lengsel, håp og glede 

De står og skinner for seg selv og oss som er tilstede

Så tenner vi tre lys i kveld for lengsel, håp og glede

Vi tenner fire lys i kveld og lar dem brenne ned

For lengsel, glede, håp og fred, men mest allikevel for fred

på denne lille jord, hvor menneskene bor

Hoy es segundo domingo de adviento, y hemos encendido dos velitas, una por la alegría, otra por la esperanza. Que así sea.

IMG_20181209_084843.jpg

Publicado en navidad, Norway, Opiniones, Perlitas de mi cofre | 2 comentarios

Encuentro demasiado cercano


Hace ocho años que vivo en Noruega, donde la naturaleza es un inmenso edredón que me mantiene tibio el corazón. El cielo se pone de acuerdo con los fiordos para usar colores que aún no se han nombrado. Los verdes de los bosques y campos están siempre recién lavados, las cascadas cantan ladera abajo y los pajaritos le ponen banda de sonido a este lugar único y prístino.

Todo muy bonito, hasta que un ciervo enorme aterriza en la ruta delante tuyo, se resbala, se cae y vos apretando el freno con los dos pies ves pasar tu vida y la del ciervo delante tuyo en un milisegundo.

Para ir y volver del trabajo manejo 100 kms por día. De esos 100 kms, 97 están rodeados de bosques y campo abierto. Una cosa muy interesante en Norge es algo llamado «Allemannsretten». Directamente traducido, es el derecho de todo el mundo de transitar por el territorio noruego. Está pensado para que quienes quieran acceder a las montañas o al mar puedan hacerlo. Esto incluye la prohibición de cercar tu propiedad. Quienes tienen animales tienen la posibilidad de extender una cerca eléctrica- un hilito blanco- donde los animales estén pastando. Las divisiones entre las granjas, entre las casas y las propiedades no está marcado más que por unos mojones de 15 cm perdidos en el pasto. Esto hace que la fauna se mueva entre las casas y pueblos sin alterar sus rutas. Están tan acostumbrados que ni se alteran por el tráfico. Sólo reaccionan cuando un auto se detiene y una argentina molesta les quiere sacar fotos.

Generalmente voy atenta a los descampados donde suelo ver ciervos pastando, porque de buenas a primeras se les ocurre cruzar la ruta y a nadie le gusta eso.

Hoy salí de trabajar como todos los días y tomé la ruta que me lleva desde Kristiansund a la isla de Frei.

De repente y salido de la nada, un ciervo macho saltó desde un muro de piedra altísimo al asfalto, delante de mi auto. Huelga decir que me tomó completamente desprevenida. Frené con todas mis fuerzas mientras atajaba con la mano derecha la cartera que salió en vuelo libre contra el parabrisas.

Fue una milésima de segundo, una fracción de tiempo imposible de cuantificar. El ciervo se resbaló en el asfalto mojado y al caer me miró con sus ojitos aterrados, como implorándome que no lo mate. A una rapidez pasmosa se puso de pie otra vez y desapareció del otro lado del camino. Tenía una cornamenta imponente y era inmenso! Es la primera vez que veo un animal tan hermoso, tan grande y tan indefenso.

La temporada de caza está abierta y los cazadores recorren las montañas buscando sus presas permitidas. El sólo hecho de pensar en quitarle la vida a ese magnífico animal me deja el corazón del tamaño de una pasa de uva.

Entiendo que lo hacen para mantener la población de ciervos estable, que si crece demasiado se mueren de hambre porque no tienen comida suficiente en invierno, y que casi no tienen predadores naturales porque los lobos ya no viven en la zona.

Pero recuerdo la mirada aterrada de ese único ojito mirando a la nada, la desesperación de esas largas patas por volver a pararse, la rapidez con que todo sucedió, y entiendo que nunca me perdonaría si le hiciera daño a tan magnífico ejemplar.

Manejé todo el camino a casa deseando que se encuentre bien, que la próxima vez mire al cruzar, que los cazadores no lo encuentren, que tenga una buena vida y engendre muchos bellos ejemplares como él. Volví a casa pensando en lo afortunada que soy, que no pasó nada, que estamos bien él, Candy, mi cartera y yo.

Volví a casa pensando que un instante cualquiera, de una persona cualquiera detrás de un volante tiene el poder de quitar una vida.

Rosita, Pin, Pon y Pun de visita frente a casa.

IMG_8543

Publicado en Historias & Cuentos, Norway, Opiniones, Perlitas de mi cofre | 3 comentarios

Happy pride y los distintos tipos de amor


Imagen de twt  24. jun.

Mañana habrán desfiles en distintos lugares del planeta, celebrando la diversidad en los países donde está permitido y dando aliento a aquellos que sufren persecusión, violencia y muerte en países que insisten en mantenerse en el Medioevo.

Sería raro que yo, precursora de la libertad de acción y pensamiento, no apoyara que dos personas cualquiera decidan enamorarse sin que el género les dictamine si es correcto o no.

Pasa algo raro en la sociedad cuando se habla de homosexualidad. Las reacciones son viscerales, arcaicas. No sabemos por qué, pero nos molesta. No entendemos de qué se trata, pero nos oponemos por las dudas. Un amigo al que adoro repite convencido “todo bien con ellos, pero que no se me acerquen”, como si fuera una enfermedad contagiosa que pondría su mundo al revés por ósmosis.

Hay también una hipocresía malévola en consumir homosexualidad femenina  en las fantasías, cuando lanzan esas miradas envenenadas ante un beso, unas manos enlazadas, un abrazo entre dos chicos.

Muchos se quejan del exhibicionismo, del circo, de la “necesidad” de salir a la calle y mostrarse como lo hacen. Y yo me pregunto qué hacen los 364 días restantes, dónde guardan tanto glamour y tanta purpurina. En qué oscuro cajón las plumas duermen hasta el próximo desfile. Cómo hacen para ser abogados, bancarios, estudiantes, directores de cine, maestros y funcionar en la sociedad mimetizados con la “norma” mientras detrás de la puerta los arcoiris pugnan por escaparse por el ojo de la cerradura.

Por qué nos cuesta aceptar lo diferente? A qué le tenemos miedo? Es que no estamos tan seguros de nuestra propia elección que tememos que nos hagan cambiar de idea?

Quizás esto les caiga como un vaso de agua helada, pero es sólo amor. Amor del bueno, del malo o del que sea. Porque ni siquiera tienen garantizado un determinado tipo de amor. Casi casi como los hetero. Loco, no?

Hace unos años se legalizó en Argentina la ley de matrimonio igualitario. Seguí el debate hasta quedarme dormida, y cuando me desperté y leí las noticias lloré de alegría, de orgullo por mi país, de alivio por todas esas familias y parejas que podrían desde ese momento compartir no sólo la vida diaria sino el destino social de las parejas casadas. Piensen cómo se sentirían si después de vivir 30 años con alguien, cuando esa persona se muere ustedes se quedaran sin derecho a llorarlos, a heredarlos, a enterralos, a nada. Para la ley y la sociedad, no existía el vínculo que les ampare los mismos derechos que los heterosexuales damos por sentado. Por ellos lloré, porque me llenó el alma de alegría que nuestra sociedad tuviera un poquito menos de pacatería y un poco más de madurez.

A mi alrededor escucho comentarios amargos y me pregunto en qué freezer dejaron su corazón cuando hablan despectivamente de gente que ni conocen, ni nunca conocerán, porque estoy convencida que en verdad lo que tienen es miedo. Miedo a lo diferente, a lo desconocido. A que haya otra manera de ser feliz y les esté vedada, porque ellos, ya sabemos, están condenados a la normalidad.

 

 

Publicado en Norway, Opiniones | Deja un comentario

Wordpress, las contraseñas y Laura Avellaneda


He dejado este blog tan solo, triste y abandonado que me extraña que no me haya denunciado ante las autoridades correspondientes.

Tengo una excusa, buena y cierta pero excusa al fin: No lograba entrar con la contraseña que tenía, y no sé por qué causa, razón o circunstancia cuando mandaba un mail para recuperar la contraseña, no me llegaba nunca a mi casilla.

Pero eso es historia. Aquí estoy, de regreso a mi blog ex-abandonado. Tendré que grabar de nuevo los audios que tenía preparados para colgar en la categoría “Cuenta cuentos” porque la nube donde los tenía guardados desapareció y así seguimos con la letanía de problemas tecnológicos.

Debe ser que afuera está nublado, llueve y el viento ha aplastado mis peonías que estaban listas para florecer. El mar está hambriento, ruge del otro lado de mi ventana y junto con el viento tejen una canción desolada. Es verano sólo en el almanaque y el peral se resiste con todas sus fuerzas a perder las últimas florecitas blancas que le daban un distinguido sesgo a sus ramas flacas.

Una amiga publicó en FB un audio de Benedetti leyendo el conocido poema Táctica y estrategia y en el tiempo que tarda un latido en nacer me transporté a la historia de Martín Santomé y Laura Avellaneda. Se me cierra la garganta igual que si estuviera leyendo La tregua ahora y esa nostalgia de la belleza en la palabra me inunda la piel.

De la serie poemas de otros, les dejo esta preciosidad que cuaja perfecto con el viento, con el gris del cielo y el mar poblado de ovejitas danzantes.

Mucho más grave

Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
y eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabés tan objetivamente como yo

sin embargo hay algo que quisiera aclararte
cuando digo todas las parcelas

no me refiero sólo a esto de ahora
a esto de esperarte y aleluya encontrarte
y carajo de perderte
y volverte a encontrar
y ojalá nada más

no me refiero sólo a que de pronto digas
voy a llorar
y yo con un discreto nudo en la garganta
bueno llorá
y que un lindo aguacero invisible nos ampare
y quizá por eso salga enseguida el sol

ni me refiero sólo a que día tras día
aumente el stock de nuestras pequeñas
y decisivas complicidades
o que yo pueda         o creerme que puedo
convertir mis reveses en victorias
o me hagas el tierno regalo
de tu más reciente desesperación

no
la cosa es muchísimo más grave

cuando digo todas las parcelas
quiero decir que además de ese dulce cataclismo
también estás reescribiendo mi infancia
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebras
y vos en cambio sabés que eso no sirve
quiero decir que estás rearmando mi adolescencia
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos
y vos sabés en cambio extraer de ese páramo
mi germen de alegría         y regarlo mirándolo

quiero decir que estás sacudiendo mi juventud
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos
esa sombra que nadie arrimó a su sombra
y vos en cambio sabés estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas
y quede el armazón de mi verdad sin proezas

quiero decir que estás abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia
este extraño confín de angustia y nieve
esta bujía que ilumina la muerte
este precipicio de la pobre vida

como ves es más grave
muchísimo más grave
porque con estas o con otras palabras
quiero decir que no sos         tan sólo
la querida muchacha que sos
sino también las espléndidas
o cautelosas mujeres
que quise o quiero

porque gracias a vos he descubierto
(dirás que ya era hora
y con razón)
que el amor es una bahía linda y generosa
que se ilumina y se oscurece
según venga la vida

una bahía donde los barcos
llegan y se van

llegan los pájaros y augurios
y se van con sirenas y nubarrones
una bahía linda y generosa
donde los barcos llegan
y se van
pero vos
por favor
no te vayas.

Mario Benedetti

 

Publicado en Cuenta Cuentos, Historias & Cuentos, Norway, Opiniones, Poesías | 3 comentarios

Roma 2: Segway tour recomendado


Cómo puedo resumir la alegría de subirme a un segway? Ya saben, esos monopatines con motor. Hace mucho que me moría de ganas  y por fin pude hacerlo realidad. Contratamos una excursión para hacer el circuito más turístico en segway como para tener una ubicación general y volver luego caminando.

Salimos un poco tarde del hotel en un taxi porque por supuesto el colectivo del fucking hotel iniciaba el recorrido dos horas más tarde. En el medio del trayecto vemos sirenas, luces y embotellamiento : zaz. 45 min detenidos en el medio de la nada. En situaciones como esta suelo conservar la cordura y razonar fríamente : NOT. Me puse de la cabeza y lo único útil que pude hacer fue llamar a la agencia e intentar cambiar el horario para la tarde, que era bastante inconveniente por ser justo la hora de la cena. ( 16 hs!)

Hubo momentos en que agradecí estar en Italia y no en Suiza o Alemania. Este fue uno de ellos. La señorita que me atendió me tranquilizó diciéndome que “probablemente lleguemos de todas maneras” porque el grupo estaba recibiendo las indicaciones de manejo aún. Con la lengua afuera y una propina para el bueno del taxista que llegó a sudar violeta, llegamos a la oficina donde con mucha parsimonia nos equiparon con casquito e indicaciones de manejo. Es súper fácil, pero instintivamente tendés a hacer exactamente lo contrario. Por ejemplo, si te bajás el bicho sigue andando hasta que choca con una pared. O sea. Tenés que encararle despacito a la pared, cuando estás llegando bajarte en un para nada elegante movimiento, y dejar que choque con la pared, donde  esperará pacientemente a que regreses.

Ahí salimos, chochísimos en filita india tras la guía, una romana muy agradable y de la cual aprendimos un montón llamada Giulia.

Hicimos distintas paradas, vimos el Circo Máximo, el Palatino, lugares emblemáticos como la puerta de la embajada de Malta, desde donde se pueden ver tres naciones con la cúpula de la Basílica de San Pedro  en el centro : El estado de Malta,  (la embajada es considerada suelo maltés) el Vaticano e Italia.  Subimos al Capitolio, bajamos al lado del Coliseo. El tránsito no fue ningún problema y por mí hubiera andado en segway todo el día, qué digo, toda la semana!

20160516_114208

Fuente en la entrada de la Embajada de Malta

Giulia nos explicó la leyenda de Rómulo y Remo, la fundación de Roma y he aquí cosas que no sabía :

Me recuerda Wikipedia :

“El dios Marte iba paseando por la orilla de un río de la ciudad Alba Longa, allí vio a una mujer dormida en la orilla y quedó enamorado en el instante. Tuvieron dos hijos llamados Rómulo y Remo. Una vez nacidos los hijos de Rea Silvia, los metieron en una canasta y fueron transportados por el río. Allí fueron salvados por una loba llamada Luperca que los amamantó.

Rómulo y Remo se propusieron edificar una nueva ciudad en el mismo lugar en el que fueron encontrados por la loba.  Así que empezaron a preguntar a los dioses para saber quién la dirigiría. Rómulo fue a la cima del monte Palatino y se convenció de que él había sido seleccionado por los dioses, ya que recibió el augurio que volaba sobre él un círculo de aves. Tiró su lanza en el monte, la cual inmediatamente se convirtió en el Corniolus, el árbol sagrado de Roma.”

cimg6299

La loba de la discordia

Rómulo decide terminar las disputas con su hermano asesinándolo y así se va forjando la escencia romana : con un fraticidio, asesinatos, violaciones, delincuentes, abandonos y una ambición de poder que nunca abandonaría los límites de la ciudad.

Giulia también mencionó que es probable que haya sido una prostituta quien rescató a los mellizos por la similitud de los vocablos en latín, y que posteriormente fue traducida como una loba que quedaba mejor en la historia.

Fundaron la ciudad pero no tenía habitantes, asique pronto fueron importados delincuentes y  mercenarios, pero aún les faltaban mujeres. Para solucionar ese pequeño problema organizaron una fiesta para sus vecinos, invitaron a todo el pueblo y cuando estaban en lo mejor de la fiesta, con carnaval carioca incluído, asesinaron a todos los hombres y violaron a todas las mujeres. Este hecho pasaría a la historia como “El Rapto de las sabinas” y sabemos de ello gracias a las múltiples representaciones en esculturas y relieves que perviven hasta hoy.

En el paseo vimos restos de glorias hace mucho tiempo sepultadas por el tiempo y los recuerdos. Paramos en el Circo Máximo, que mide  664 mts x 123 mts, cerramos los ojos y nos imaginamos las cuadrigas corriendo a toda velocidad .

cimg6252

César se pudrió que se incendiara todo el tiempo y lo mandó reconstruír de material 😀

cimg6257

Circo Máximo

Casi se puede oír el rugido de la multitud alentando a sus favoritos…el olor del sudor de los caballos mezclándose con el polvo y el sol implacable azotando los cuerpos de animales y corredores por igual.

Hoy el Circo Máximo es una larga plaza con pastito donde se organizan recitales y manifestaciones. Me traje una piedrita minúscula como símbolo de un lugar donde a través de los años ha sido cargado de emociones de todo tipo, por una innumerable cantidad de personas, como un compendio de energía romana.

20160516_133848

Restaurant temático

Terminamos el recorrido, volvimos a la agencia de viajes, nos bajamos del segway por última vez y salimos a la pesca de un restaurant donde almorzar. El día recién comenzaba y nosotros ya habíamos usado una cuota importante de admiración y asombro.

El Coliseo nos esperaba literalmente a la vuelta de la esquina.

 

cimg6271

Palatino

 

 

 

 

Publicado en Historias & Cuentos | 2 comentarios

Roma, la ciudad eterna I – El hotel más descortés del mundo


Tuve la suerte de poder viajar a Roma una semana y les quiero contar qué sentí, qué vi, qué no me gustó, qué detesté de esta ciudad multifacética, ruidosa e históricamente bella.

Lo primero que me impactó de Roma no fue ni el Colosseum, ni la Fontana di Trevi, ni las tiendas, ni Trastevere con sus callecitas intrincadas y coloridas. Roma me tomó por asalto el sentido del olfato. En mayo los jazmines están en flor y su perfume te rodea donde quiera que vayas. Está omnipresente pero sin invadirte, como una nube tenue resguardándote del smog.

El verano todavía no comienza en Roma a pesar de las temperaturas que para nosotros califican como verano avanzado. Vale aclarar que más de 20 grados C califica para bikini y 25 para permanencia en el agua en estado catatónico. Sólo pensar en más de 30 me hace sudar y boquear en busca de inexistente oxígeno. Debe ser por eso que disfruto tanto el clima de aquí y el de mi Barilochito adorado, donde las altas temperaturas son más la excepción que la regla.

Elegimos Roma en mayo justamente porque en otro época iba a ser imposible recorrer todo lo que teníamos en la lista (je!) sin desmayarnos en el intento.

Excepto un día que llovió a baldazos y que nos obligó a adicionar un paraguas en la mochila para los restantes días, tuvimos sol, vientito y temperatura agradable. Gracias Roma, la verdad es que te lo agradezco de corazón.

El hotel fue una gran desilusión. Tardé días enteros en decidir qué hotel tomar y me equivoqué feo. Pero feo, eh.

Hotel Roma Aurelia Antica

Les copio el review que hice en Booking.com

“If you want a good hotel in Rome, please keep looking. This one is not one of them.”

Directly rude personal, the beds were very small, the hot water come and goes, the swimming pool was closed and nobody bothered to answer the emails asking  about it, you have to pay for the wi-fi internet, for the bus to city center, (which goes just a few times at day) to breakfast and so on. It’s not near the city at all and a taxi cost arround 20 Euros. Don’t dare to ask anything or you’ll get a horrible answer from frontdesk people…if they bother to get up from the office and answer you. It should be a 2 stars hotel, and I’m being generous. Rugs and mobiliary are old and stained, scratched or damaged. The amenities were in place just the first day. The 6 following days we got just shampoo and soap. A horrible experience that almost ruined a wonderful holiday.

Y me limité a mencionar pocas cosas. Las camas eran tan angostas que si te dabas vuelta te caías, si te ocurría ponerte cariñoso la cosa se transformaba en acrobacia en movimiento perpetuo e incómodo, conseguir agua para el mate fue una odisea y ni hablar de conseguir algo comestible que no tenga gluten/lactosa en el desayuno. Cada desayuno tenía un costo fijo de 16,50 Euros. Saquen la cuenta.

Querés ir al centro? Perfecto, te vendemos el pasaje del transfer pero si hay más gente que asientos no nos hacemos cargo. Ah, no está permitido viajar parado asique tendrás que esperar 2 hs hasta el próximo transfer.

Jamás me he cruzado con gente tan descortés como el personal de este hotel. Deberían postularse al Guiness del Maltrato al Cliente. Notable cómo un hotel dedicado al servicio se da el lujo de tener personal tan mal arriado. Probablemente no estén bien pagos, pero me da la impresión que aún estando bien pagos esta gente no haría un buen trabajo. Simplemente porque son antipáticos y mal educados.

Si van a Roma, pasen por este hotel y déjenles saludos de mi parte. Por que yo ahí no vuelvo ni que me paguen.

hotel-melia-roma-aurelia-antica-rome-reception-player

  • Traducción del google translator para los vagos/hispanoparlantes :”Si quieres un buen hotel en Roma, por favor, sigue buscando. Este no es uno de ellos”Personal directamente grosero, las camas muy pequeñas, el agua caliente iba y venía, la piscina estaba cerrada y nadie se molestó en responder a los mensajes de correo electrónico preguntando por ello. Hay que  pagar por la conexión wi-fi a internet, para el autobús al centro de la ciudad , (el cual va sólo unas pocas veces al día) para el desayuno y así sucesivamente. No está cerca de la ciudad en absoluto y un taxi cuesta cerca de 20 euros. No se atreva a preguntar cualquier cosa  u obtendrá una horrible respuesta de los recepcionistas,… si se molestan en levantarse de la oficina y contestar. Debería ser un hotel de 2 estrellas, y estoy siendo generosa. Alfombras y mobiliario son viejos y manchados, rayados o dañados. Shampoo, jabón, algodón, etc estaban en su lugar sólo el primer día. Los siguientes 6 días reemplazaron sólo el champú y jabón. Una experiencia horrible que casi arruinó unas vacaciones maravillosas.

 

Publicado en Historias & Cuentos | 9 comentarios

Cuando todo brille, de Liliana Heker


Para inaugurar esta sección de Cuenta Cuentos, les dejo esta perlita de Liliana Heker, una autora a la que admiro profundamente por su capacidad de contar tantas historias diferentes bajo las capas de una sola historia.

Un poquito de su biografía  según Wikipedia:

Liliana Heker (Buenos Aires, 9 de febrero de 1943) es una cuentista, novelista y ensayista argentina.

Su vocación literaria despertó desde muy joven. A los 17 años le hace llegar a Abelardo Castillo unos poemas (de trescientos versos cada uno), a lo que este responde:

“El poema es pésimo, pero por la carta se nota que sos una escritora”1

A raíz de esa carta Liliana Heker comienza a colaborar en 1959 en la revista literaria El grillo de papel, uno de cuyos directores era precisamente Castillo. Más tarde, participó, siempre junto con Castillo, en la fundación de las revistas literarias El Escarabajo de Oro (que existió entre 1961 y 1974) y El Ornitorrinco (19771987).
Su primer libro de cuentos, Los que vieron la zarza, apareció en 1966. Sus relatos han sido traducidos al inglés y también se han publicado en Alemania, Israel, Rusia, Turquía, Holanda, Canadá y Polonia. Alfaguara reúne todos sus cuentos primero en el volumen Los bordes de lo real, en 1991, y después en Cuentos, en 2004.
En 1996 publica la novela El fin de la historia, ambientada en la década del ’70.
En 1999 se edita Las hermanas de Shakespeare, volumen que contiene los artículos publicados en diferentes medios entre 1971y 1977.
Ha mencionado que entre sus autores preferidos se encuentran: Guy de Maupassant, Antón Chéjov, J. D. Salinger, John Cheever, Flannery O’Connor, William Saroyan y Dino Buzzati, y entre los cuentos que más recuerda menciona los siguientes: Los exiliados de Poker Flat, de Francis Bret Harte, Un día perfecto para el pez banana de J.D. Salinger, Matar a un niño de Stig Dagerman y La vida secreta de Walter Mitty de James Thurber.2

Sin más preámbulo, preparen las orejitas que haciendo click en el triangulito naranja, te Cuento un Cuento :

 

 

Publicado en Cuenta Cuentos, Historias & Cuentos, Vení que te leo un cuento | 2 comentarios

Capítulo estreno


Libros

 

 

 

 

 

A ustedes les gusta escuchar un cuento? No, no una mentira sino un cuento, de ésos que no leemos por falta de tiempo, o de espacio, o de disponibilidad.

Mi historia con los cuentos es una historia de cuentos. Paso a explicar. Cuando era chica tenía bastante poco material de lectura, pero la que más me gustaba era una poesía hecha cuento que se llamaba Tai-Talai-Dalai-Ti-Dina, la bella Princesita de la China.

Sin repetir y sin googlear, creo que comenzaba así :

Erase una vez una princesita de la China.

Su nombre ? Tai-Talai-Dalai-Ti-Dina

Delicada cual fina porcelana,

y de la Corte Imperial, la flor galana.

Y érase un espantoso bandolero,

que una noche, osado y traicionero,

fue y robó a  Tai Talai Dalai Ti Dina,

la Bella Princesita de la China.

Kokoloro el bandido se llamaba,

y en el alto castillo que habitaba,

planeaba sus fechorías…

una pantera negra lo seguía.

Larguísimo seguía y seguía a lo largo de páginas con dibujos magníficos de dragones y panteras negras.

Me encantaba dejarme mecer por la rima e imaginarme a la bella Princesa prisionera del Bandido Kokoloro, esperando que un príncipe la rescatara, porque convengamos que a nadie se le cruza por la cabeza que la princesa se las arregle sola, cierto? Mulán vendría bastante después de este cuento.

Al final llega el príncipe, la salva y por supuesto ella se enamora de su salvador y son felices mientras Kokoloro se pudre en una torre del castillo.

Pobre Kokoloro, la verdad.

En fin. Tiempo después nos mudamos a Bariloche y descubrí la Biblioteca Sarmiento. No sé si ustedes han tenido el gusto de disfrutarla como yo. Es un edificio hermoso y antiguo, parte del Centro Cívico, con cuadradas y macizas columnas de madera trabajada, con bancos escritos por generaciones de estudiantes que quisieron dejar su huella sólo para ser tapados por la siguiente generación.

Estoy hablando de la época donde hablar alto se penalizaba con una mirada severa de la bibliotecaria y donde Internet era un experimento de la NASA.

La primera vez que abrí una de las dos puertas vaivén creí que soñaba. Tantos libros! Todos con un espíritu diferente y con tantas cosas que enseñarme! De inmediato me hice socia, no sé si tendría 10 años. Al principio seguí las recomendaciones de las bibliotecarias “libros para niños en este sector” pero después, cuando creía que no me miraban me deslizaba tras los estantes y leía los títulos de los libros para “grandes”. Las letras me llamaban, me hablaban bajito y de perfil y se me quedaban en las manos, esperando que yo las devuelva a la maraña de títulos y autores.

Los cuentos vinieron después. Cuentos de autores renombrados, cuentos escritos por mí, cuentos que me estremecieron desde la uña del pie hasta la nariz. Cuentos inocuos, cuentos con porqué. Cuentos que leo el título y se me  llenan los ojos de lágrimas porque recuerdo perfectamente qué me conmovió en ellos y me vuelvo a conmover al recordarlo.

Años más tarde, mujeres maravillosas dieron luz a un proyecto al que llamaron “Las Narradoras de la Biblioteca Sarmiento”  Son mujeres que le ponen el cuerpo a un cuento y te lo cuentan, desde una simplicidad cómplice, desde su entereza, desde su alma. Ahí me di cuenta que los cuentos viven en la voz de quien los lee. En el corazón de quienes abren la tapa y suspiran y suspiran mucho más porque simplemente no entra en el cuerpo tanta emoción junta. En las manos de quienes generosamente las abren para dejar volar un cuento, una luz, un poema.

Hace un año atrás acompañé al hijo de una amiga a escuchar un cuento en una biblioteca-barco que recorre toda la costa noruega prestando libros y recolectando los que prestó la temporada anterior. Tiene mucho apoyo de la comunidad y generalmente está lleno de nenes que se llevan pilas de libros cada vez que para en algún puerto.

El problemita es que el cuento era en noruego, y el nene de mi amiga hablaba sólo español. Entonces el cuenta-cuentos del barco, con la mejor de las ondas, nos contó el cuento por partes y sólo a nosotros para que yo vaya traduciéndoselo al español. Fue una situación muy tierna, y al final el cuenta-cuentos me preguntó si me dedicaba al oficio de contar porque lo hacía muy bien. A él le parecía que yo tendría que dedicarme a éso, aunque no entiendo muy bien cómo! En fin, pero me dejó pensando y al final de todos estos cuentos, historias y princesas, voy al anuncio prometido :

Ahora pueden parar de sufrir (?) porque este post es sólo y únicamente para anunciar que de vez en cuando voy a subir un audio de un cuento leído por mi. Cuentos que me gusten, que me conmuevan, que me traigan buenos o malos recuerdos. Si quieren que les lea un cuento, me lo mandan y se los leo o lo buscamos juntos en la red. Tengo pocos en español aquí, pero Internet es generosa 😀

CuéntenméN qué les parece en los comentarios!

 

 

 

Publicado en Historias & Cuentos | 7 comentarios