Guardar para tener en días pachuchos

A veces creo en el destino y me dejo llevar plácidamente por las olas de la realidad sin cuestionamientos, sólo por el placer de vivir.
Esos días todo me cae bien. No hay embotellamientos, vientos endemoniados ni pollos descabezados que me quiten el sueño.
Esos son los días en que me esfuerzo con toda el alma para captar con seis sentidos la realidad, y atesoro con fuerza bajo mis retinas las imágenes que me proporcionan placer.
Son días en los que la sonrisa anida en la comisura de la boca, desbarrancándose en carcajadas ante cualquier excusa; entonces es cuando elijo ver todas las bendiciones que me rodean como un collar de diamantes puro y fuerte custodiando al corazón.
Hoy es uno de esos días: la nieve cae suavemente, casi imperceptible. Mañana, en meses, en mi ADN, tendré grabado el sabor de los copos en la boca, el frío de la nieve en la cara, y el inconfundible placer de estar viva.


Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Opiniones. Guarda el enlace permanente.

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s