Llueve


Sobre la ventana se están apoyado, una a una, las lágrimas del cielo. Como pincelazos de agua tachan la transparencia del vidrio, y lo desdibujan.

El viento las empuja de costado, feroz, como un inmenso lobo frente a las indefensas casitas de los chanchitos del cuento.

Hoy a la mañana el sol y los veinte grados invitaban a respirar ese mismo aire hasta marearse de luz.

Y ahora llueve.

A veces me contagio un poco del clima. Amanezco con la energía de una incansable gacela, muevo cielo y tierra con una sola mano, o arraso ciudades enteras como un vendaval. Hasta que algo pasa, un encuentro, una palabra, un recuerdo.

Y en mi corazón las gotitas de lluvia se amontonan hasta formar un mar.

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Historias & Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s