Archivo mensual: marzo 2009

Segundos Reflejos…


Julián revisó todas las tomas con el zoom, buscando otros reflejos. Pensó que seguramente había habido alguien detrás suyo en el momento en que sacó la foto, y sin darse cuenta había reflejado su imagen en el vidrio. Hizo mil … Seguir leyendo

Publicado en Historias & Cuentos | Deja un comentario

Reflejo de ayer (Particionado, no me odien) ( I de III..o tal vez IV))


La primera vez, Julián estaba recorriendo el museo con lentitud, leyendo las etiquetas de los objetos y volviendo a mirarlos con tranquilidad. El silencio dormía en las paredes y las vitrinas se llenaban del sol dominguero. El único ruido que … Seguir leyendo

Publicado en Historias & Cuentos | Deja un comentario

Gente que se sueña


Cuando ustedes lean esto, yo estaré, otra vez, sobre la Ruta Nacional 23. Para que no me extrañen ( tanto) les dejo un ejercicio del taller de poesía: La consigna era seguir una poesía a partir de una estrofa del … Seguir leyendo

Publicado en Poesías | Deja un comentario

Por la ruta olvidada


Ayer fui a la Línea Sur. Para los que no viven en Río Negro, se denomina así a los pueblos alrededor de la Ruta Nacional 23, que de Ruta tiene el nombre, de nacional ni siquiera el cartel y veintitrés … Seguir leyendo

Publicado en Historias & Cuentos | Deja un comentario

Luchas intestinas ( The End)


Desesperado, Ricardo Díaz no dormía. Mantenía una vigilia de elefante, en una silla desvencijada, acodado en la puerta de su casa. Como un gigante solitario, pasó tres noches resistiéndose al sueño a base de café y abrazando una escopeta oxidada … Seguir leyendo

Publicado en Historias & Cuentos | Deja un comentario

II Parte, El Sueño


El sueño era básicamente simple : él estaba durmiendo, se despertaba, limpiaba la casa como un poseso, y cuando terminaba de limpiar, caía desmayado en la cama con las botamangas de los pantalones salpicados de lavandina. Era en ese momento … Seguir leyendo

Publicado en Historias & Cuentos | Deja un comentario

Las noches de Ricardo Díaz ( I de III)


Se llamaba Ricardo Díaz y su rutina nunca había variado hasta la noche en que cumplió cuarenta años. Si tuvo algún indicio de lo que iba a sucederle, no lo comentó con sus pocos amigos ni con Benicio, el dueño … Seguir leyendo

Publicado en Historias & Cuentos | Deja un comentario