El agua que canta

Llueve de este lado del planeta. Parece que fuera una ilusión óptica porque la lluvia es suave, tímida sobre el verde salvaje y el mar dormido. Apenas si una rama o dos se mueven al ritmo de una melodía sólo conocida por los gnomos.

Los pájaros no se toman vacaciones. Cumplen con su labor sin importarles si bajó la temperatura o hay mayor humedad. Sobrevuelan el jardín y se detienen sobre los árboles con una gracia propia e intrasferible.

Caminando por la orilla del mar, sobre las rocas veteadas por millones de años, el agua canta. No hay olas, no hay animales que emitan ese sonido de canción de cuna nítido y transparente.
Al principio pensé que eran las algas en su fru fru contra la playa. Pero después subí al muelle y el sonido continuaba.

Como campanitas de un cuento de hadas, el agua canta para recibir la lluvia mansa.

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Norway. Guarda el enlace permanente.

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s