De títulos, puntos de vista y cristales con que se mira

Hace unas semanas cambié el título del blog por ”Palabras de papel”, aunque la dirección siga siendo ”sanayfeliz.blogspot”. Lo hice en parte porque el blog significó el inicio de una etapa diferente en mi vida, donde lo más importante fue haber podido salir de una relación dañina y haber encontrado la manera de estar en paz conmigo misma, y ahora inicio otra etapa diferente.

Fueron tres años de crecimiento, de soledad casi ermitaña, que me enseñaron entre otras cosas, que no es necesario casi nada para ser feliz.
Momento! Que no estoy hablando de no tener las necesidades básicas cubiertas! Hablo de poner la luz en lo que tenemos, en vez de mirar sólo lo que nos falta. De darnos cuenta que una vida idílica, sin problemas que resolver o conflictos que nos fuercen a sacudir el esqueleto, estaríamos muertos. Porque ese estado de ilusión absoluta que nos venden en las películas, es una peligrosa utopía. Ser feliz a la fuerza, con una sonrisa en la cara pintada con lápiz negro no nos satisface. Al contrario, nos deja con un hueco de ansiedad en la mirada que difícilmente pase desapercibido.

Mi fórmula para ser feliz es tan simple que parece ilusión: me escucho. Esto significa que aprendí a respetar mis tiempos y mis necesidades, aprendí a decir que no cuando no quiero decir sí y a llorar a moco tendido cuando la tristeza me ataca por la espalda. A salir cuando hay sol y a bailar como loca cuando la música suena en mi sangre.

Vivir en sociedad a veces nos hace olvidar que existimos individualmente, que cada uno de nosotros siente y piensa diferente.


Si somos intolerantes con nosotros mismos, obligándonos a sonreír no importa qué pase, sin permitirnos llorar porque está mal visto, lógicamente seremos intolerantes con el resto del planeta.

Para poder entender a los demás primero hay que resolver el puzzle de nuestros propios deseos.

Qué es la felicidad para mi? Poder hacer lo que quiero. Y no hablo de anarquía, no hablo de caos. Hablo de poder elegir . De poder ejercer la libertad de decidir y atraverme a hacer cosas que los demás no harían, o dejar de ir en una dirección preestablecida. Ese es mi mayor tesoro, la clave de esta satisfacción donde los problemas vienen, se resuelven, y se van, dejando una enseñanza, una tristeza, una alegría, un dolor o una sonrisa.

Qué es la felicidad para vos?

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Opiniones. Guarda el enlace permanente.

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s