Nacionalismo y bicentenario

Dice la RAE : Nacionalismo.

1. m. Apego de los naturales de una nación a ella y a cuanto le pertenece.

Este 17 de Mayo, Noruega festeja el día de la firma de su Constitución Nacional, en 1814. Durante muchos años estuvieron prohibidos los festejos y las primeras celebraciones fueron desfiles de niños en la región actual de Oslo, en ese entonces bajo el dominio de Suecia.

Este año en particular, elegí formar parte de los festejos. Una manera de seguir conociendo a la gente de este lugar, sus costumbres y maneras de actuar.

Cada escuela organiza su propio desfile para el barrio, y cada zona tiene una vestimenta típica llamada bunad, especialmente colorida y particular.Marcha primero la banda con sus bastoneras, los distintos grados con pancartas y banderas, y luego la gente. No hay armas, vehículos de bomberos ni militares. El barrio se reúne para caminar y honrar su país con sus mejores ropas. Después organizan una kermesse y pasan un buen rato con sus vecinos en la casa comunal.

Siempre pensé que los símbolos patrios no eran significativos en Argentina. Que embanderemos nuestras casas no significa que seamos más argentinos, o mejores ciudadanos. Que usemos la escarapela no es sinónimo que amemos nuestro país. En Argentina están preparando hace mucho los festejos por el bicentenario. Sin embargo los mismos que preparan los festejos han incrementado su patrimonio en cifras inconmensurables a costa del pueblo y del país.

Me pregunto qué tiene Noruega, con la misma cantidad de años como país, que no tengamos nosotros. Por qué aquí el nacionalismo es vivido como un sentimiento por todos y cada uno de los habitantes, desde los bebés hasta los ancianos. Por qué nos sentimos argentinos solamente un mes cada cuatro años, alentando un equipo de fútbol con cuya formación difícilmente estemos de acuerdo. Qué nos falta en nuestros genes que ponemos individualidades delante del bien común.

Por qué naciones mucho más pobres focalizan su energía en un punto en particular y reconstruyen su historia desde la nada. Qué es lo que tenemos que cambiar desde nuestro pequeño lugar para que cambie a nivel local, regional, nacional. Hasta cuándo vamos a seguir culpando a nuestros gobernantes si nosotros no participamos, no salimos a defender las causas en las que creemos; seguimos quejándonos de que nada cambia y nosotros nos empeñamos en no cambiar.

Lo sorprendente es que toda latinoamérica sufre el mismo mal. Somos parte del problema, y no vemos que también somos parte de la solución. Tenemos los recursos en la tierra, y tenemos gente trabajadora y buena. Será que los niveles de corrupción están tan internalizados que olvidamos quiénes y qué somos? Por qué elegimos pagar en vez de denunciar?

Creo firmemente en la educación y la cultura como llaves del progreso como sociedad. Pero no me olvido que en la mayoría de nuestras provincias, el ingreso es tan desigual que no todos tenemos la certeza de poder almorzar al otro día.

No creo que haya tantos motivos para celebrar este bicentenario.

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Norway. Guarda el enlace permanente.