Horas oscuras

Vas cayendo lento

como se saborean
los helados en verano

Suave, tibia la brisa
que te envuelve hasta
dormirte

En las cuevas del sueño
calcinados de sol
huyendo de las tormentas

duermen tus miedos
su condena eterna

Cada noche, sin embargo
cuando el silencio crece
hasta desaparecer
se abre la puerta
y salen

a recorrerte.

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en De sueños y pesadillas, Poesías. Guarda el enlace permanente.

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s