Ser feliz por obligación I: Yendo de la ciudad a la playa

Después de un receso administrativo importante, de a poco voy retomando mis espacios. Disfruten y comenten, o sufran y critiquen. 😀

Hoy a la mañana estuve leyendo este artículo sobre cuán estresante puede ser tomarse vacaciones.

    Veamos por ejemplo esta lista de tareas :

• Trabajar horas extra para dejar todo listo en el trabajo
• Desenchufar el cargador del celular
Ponerlo en la cartera y olvidarnos hasta que volvemos a la oficina a buscarlo y nos acordamos que estaba en el bolsillo oculto de la cartera.
• Encargarle a la vecina que alimente al perro y le abra la puerta a la gata.
• Llamar a los repartidores de diarios y correos para que no entreguen nada mientras no estamos.
• Pedirle a un/os amigo/os que vaya a prender las luces y a hacer ruido para que no se note que la casa está sola.
• Consumir los perecederos de la heladera para que no se echen a perder.
Regar las plantas y acomodarlas en donde haya luz pero no sol directo, y rogar que la gata no dedique tiempo extra a desmembrarlas por el living.
• Saludar a padres, tías, hermanas y exs, dejando nombres y teléfonos de contacto de los amigos que puedan darse una vuelta por la casa, para que no les tomen de sorpresa si se cruzan.
• Conseguir disimular el flotador de los costados cuando nos ponemos esa malla que nos encantó en la tienda, pero que por alguna razón parece menos linda en el espejo de casa.
• Controlar que los cargadores, celulares, cámaras de fotos, laptops y libros tengan su lugar en el bolso.
Sacar todo y volverlo a poner en una valija más grande.
• Elegir qué libros llevar para no aburrirse, pero al mismo tiempo que no sean Corin Tellado.
• Llevar el tejido, las horas de viaje son menos tediosas si uno ocupa las manos en algo.
• Cerrar las cortinas.
• Dejarle suficiente comida a la gata en el pote como para que invite a todos los gatos del barrio a una partuza.
• Cambiar de parecer por décimo segunda vez acerca de qué ropa nos combina con el bronceado que tendremos, pero también llevar alguito para los primeros días que todavía permanece el pálido lechoso.
• Desenchufar los artefactos eléctricos que no sean imprescindibles, por las dudas que haya una catástrofe atómica y los disyuntores no salten a tiempo.
• Verificar que no quedó ninguna hornalla prendida, que las llaves de paso de gas están cerradas y que no hay ventanas flojas o a medio cerrar.
• Pagar las cuentas que vencerán mientras no estamos.
• Retirar efectivo del cajero y chequear que nos acordamos las claves de las tarjetas. Por regla general, los cajeros automáticos de otros bancos son poco amigables con tarjetas forasteras.
• Sacar la basura
• Descolgar la ropa del ténder de afuera
• Abrir la valija y guardar esa pollerita que se estaba secando afuera y que definitivamente nos vamos a poner algún día en la playa.
• Tener a mano los cuatro protectores solares diferentes para los distintos miembros de la familia.

Todo esto sin tener en cuenta que los preparativos con hijos menores se cuadriplican, yendo en auto se duplican y que tomar aviones y colectivos con horarios prefijados se asemeja mucho al apocalipsis.

No es de extrañar que lleguemos a la playa con un alto nivel de stress. No sólo por el trabajo, sino por el trabajo de irnos de vacaciones !

En la próxima entrega: Ser feliz por obligación II : razones para estresarse DURANTE las vacaciones.

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Opiniones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Ser feliz por obligación I: Yendo de la ciudad a la playa

  1. sandra dijo:

    estoy en esos menesteres, me siento sumamente identificada!!!!!!! besos

    Me gusta

  2. Cinti dijo:

    yo por eso me voy 2 meses y medio de vacations!! yeaaah!!!
    besos primaa!

    Me gusta

  3. Poulette dijo:

    ¡Cuando se trata de viajar, juro que nada me estresa!
    Beso 🙂

    Me gusta

  4. Ian dijo:

    Pff.. demasiadas superfluidades.. una gorra y un cuchillo sin filo es todo lo que vas a necesitar (?)

    Me gusta

  5. Pequi dijo:

    Sandri : Viste ! será que las sagitarianas necesitamos dejar toooooodo bajo control ?? jajaja Besos

    Cintu, 2 meses y medio es un abuso. Te conmino a regresar antes y/o incluír en el itinerario un paseíto por Norway.

    Pou : Yo AMO viajar. Si no me voy a ningún lado, aunque sea de campamento al patio, me marchito como una florecilla sin agua. Pero es cierto que hago todo eso de la lista y más ! jajaja Besos !

    Ian: Por supuesto, esto es todo ficción, cualquier parecido con la realidad, es una mera coincidencia :/

    Me gusta

  6. adriana dijo:

    Hola V?, vi un post tuyo en wasabi y me llamo la atencion que mencionaras el hapå, vine a tu blog y tal cual, estas aca, i Norge! y casada con un vikingo flaco y barbudo.. idem here. Lei algo al pasar de la patagonia.. sos patagonica tambien? yo me vine aca hace 11 años desde Rio Gallegos. Donde estas? yo estoy en Buskerud… si tenes ganas buscame en Facebook.. no somos tantas patagonicas en Norway… mi nombre es A.R.. Te mando un beso. 🙂

    Me gusta

  7. Pequi dijo:

    Hola !! Gracias por pasar. Ahí te mandé la invitación por FB. Qué risa, encontrarnos por un blog en Arg ! 😀 Nos estamos comunicando !! 😛

    Me gusta

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s