Una mañanita de domingo

La casa está en silencio. Mis vikingos duermen el sueño de los justos. Es domingo y afuera las luces del amanecer se visten de lilas, celestes quietos y grises melancólicos.

El buque correo cumple su ruta y cruza por delante de mi ventana como una ilusión óptica. La Carretera del Atlántico se sumerge en el mar y los pájaros se preparan para encontrar su desayuno.

Está todavía oscuro dentro de la casa. Enciendo muchas pequeñas velas y un sahumerio de lavanda. Me siento frente a la compu y a pesar de este resfrío espantoso que me tiene sin dormir, una sensación de paz se apodera de mi alma. Es como una mantita tibia en las noches frías. El mate, las tostadas con dulce de leche y ese sentimiento de pertenencia que me da cuando miro a mi alrededor. Estoy en mi hogar, estoy a salvo.

El corazón se me llena de gratitud cuando veo los pequeños detalles que mi Vikingodelort tiene conmigo. Una estrella de Navidad con lucecitas en la ventana que me compró e instaló  aunque para él no signifique nada. El móvil de gaviotas que compré todo enredado y que él, con infinita paciencia, desenredó una por una. Las plantas, que crecen y se multiplican sobre toda superficie disponible. El mueble inmenso que compré ( y él acarreó e instaló) para los libros que tengo que traer de Argentina, y que ya está bastante completo de libros en noruego y en inglés. El Calendario de Navidad, una naranja con un clavo de olor por cada día que falta para que lleguemos a Argentina. Cada tarde después de cenar le sacamos un clavito y es un día menos que falta para abrazar a mi gente.

Miro a mi alrededor y pienso cuánta invasión a sus espacios soporta este hombre. Cuando decidimos que la sola idea de vivir separados era intolerable, nos enfrentamos a varios desafíos. Los míos fueron desprenderme de todo lo que trabajé toda mi vida para conseguir. Dejar atrás mi familia y mis amigos, mi trabajo, mi casa, mi idioma y las costumbres de mi rutina para empezar de cero aquí. Para él significó hacerme un lugar en su vida de 12 años de soltería. Acomodarse a mis estados de ánimo que a veces son más parecidos a una montaña rusa hormonal. Proporcionarme el reemplazo de todas esas pequeñas grandes cosas que tenía en Argentina. Observarme y escucharme. Ser la columna y el refugio cuando no puedo sola. Tratar de entender las diferencias de criterio al evaluar el ”nivel de suciedad” .

Ambos aprendemos día a día a lidiar con nuestras diferencias, que básicamente son acerca de cuál de los dos es más testarudo. Tratamos de encontrar un punto medio que nos acerque a los dos al diálogo. Aprender, siempre aprender. Es cualquier cosa menos fácil, pero sabemos que vale la pena.

De a poquito convertimos esta casa en nuestro hogar. Un lugar donde regresar después de trabajar donde podemos disfrutar de nuestra vida, simple y sencilla como la elegimos.

Soy muy afortunada. Si bien pago un precio muy alto por mi elección, sé que volvería a elegir lo mismo una y otra vez. Porque el querer tanto y que me quieran tanto, es increíblemente lindo.

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Norway y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una mañanita de domingo

  1. Nora Krause dijo:

    Hermoso, Me encantoooooo ,me emociono por supuesto porque no solo ustedes 2 cambiaron la situacion sino que fue un cambio para todos
    Y…. a veces se hace dificil pero gracias a esta tecnologia las distancias se acortan y la espera se hace mas corta
    Fue hermoso compartir con ustedes en vivo y directo y sin cortes comerciales sus fiestas anteriores y pensar que en estas estan aca ….es todo un suceso Gracias

    Me gusta

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s