Desde el corazón de una Aurora

Y pasó. De tanto pispear por la ventana en horarios disparatados, de tanto bajar aplicaciones que me avisen de probabilidades de Auroras Boreales en mi zona, por fin llegó el día. O la noche.

Pero retrocedamos un poquito. Pongamos el play donde dice ”viernes de torta”. Sucede que mi Vikingodelort trabaja en una empresa inmensa con otros muchos señores y señoras que tienen que ganarse lavida y/o no quieren aburrirse en su casa. Como para organizar las tareas y que no haya setecientos barriendo el muelle mientras que en la sala de máquinas no quedó nadie, los separan en departamentos. En estos departamentos, que no son un PH a estrenar, se agrupan muchos señores que realizan tareas afines.

Estos señores del departamento donde Mr. Vikingodelort es parte, reunidos en Asamblea General Constituyente, han decidido instaurar los ”Viernes de Torta”, que viene siendo básicamente comer torta todos los viernes a las 14 hs.

El avanzado sistema informático ( un papelito colgado en la pared con los nombres) asigna a cada uno de los que ”trabajan” en la sección un viernes en el que deberán traer/comprar/fabricar/clonar/proveer/contrabandear una torta.

Todo muy bonito, sino fuera porque cada vez que le toca a mi Vikingodelort, la que tiene que hacer la torta soy yo. Ejem.

El jueves 27/02 estaba yo abocada a la transformación de la materia ( léase  cocinar) cuando me di cuenta que la torta que pretendía hacer y que ya llevaba por la mitad, llevaba más crema de la que había comprado.

Como los chinos no han llegado a colonizar Noruega con sus mercaditos barriales todavía, lo despaché al Vikingodelort al supermercado más próximo (10 km).

Cuando volvió con la crema se sucedió la siguiente conversación:

El: – Te ayudo a sacar los bizcochuelos del horno?

Yo: – Ehm si, no está tan complicado… – mientras pensaba…y a éste que le picó que está tan solícito? – No es que no lo haga nunca, pero generalmente soy yo la que se lo pide, no él el que se ofrece!

 Una vez que saqué las tortas, me dice:

–          Querés que te ayude a desmoldarlas?

–          Mm, psi, no hay mucho para hacer, una tiene papel asique la levanto por los bordes y listo y la otra es un molde de goma – dije mientras le mostraba en la práctica que tenía todo totalmente controlado.

–          Y ahora qué, se tienen que enfriar, no?

–          Y sí, un ratito al menos.

–          Bien, bien. Vení – me dice y me lleva de la mano al hall de entrada.  Descuelga una de mis camperas, la vuelve a colgar, descuelga otra y me la estira para que ponga un brazo y luego el otro. Mientras tanto yo lo acribillaba a preguntas y el tipo naaaaada.

Ok, tengo la campera puesta. Pero en vez de ir afuera, el tipo encara para la escalera que lleva al segundo piso. Wait, WHAT? Sep. Arriba fuimos. Abrió la puerta de mi cuarto-vestidor, corrió la cortina de la puerta ventana y me sacó al balcón.

Ahí afuera, esperándome, estaba el cielo más hermoso que he visto en mis cuarenta y dos años de vida. Una franja verde y ancha navegaba el aire desde el confín del horizonte hasta el techo de nuestra casa.

images (9)

Era un inmenso lazo verde ondeando en el cielo, difuminándose de un instante al siguiente, cambiando de forma y de color como un arcoiris nocturno.

images (10)

La noche estaba quieta y en suspenso. Sólo se oían los sonidos del mar y los barquitos del muelle meciéndose con las olas. Y mi llanto, claro, que me rebalsa cuando la belleza me abruma.

De pronto la línea verde se hizo más tenue y se tiñó de rojo. Ya no era una línea, era un tapete rojo sobre el techo de nuestra casa. Al mismo tiempo se encendieron como reflectores desde el mar al cielo y ya no fue uno sino tres, cinco, diez espectáculos diferentes entre los cuales era difícil elegir cuál mirar.

images (4) images (3) images (1)

Cuando me calmé un poco entré a buscarme medias y una silla. Así, acurrucada en la silla con un plumoncito cubriéndome con un abrazo de hogar, miré este cielo de cuentos al cual tantas veces le rogué por este espectáculo.

En algún momento, sin que me diera cuenta casi, fue creciendo un haz de luz sobre la casa. Como una inmensa seda verde, naranja y roja, la Aurora fue desplegándose con una gracia infinita, ondeando suavemente como una vieja cortina que nunca perdió su dignidad. La luz fluctuaba hacia abajo y parecía como si estirando los brazos pudiese rozarle los bordes con la punta de los dedos.

images (8)

Estuve ahí un rato largo. Cambiaba de posición la silla para ver los distintos brotes de luz que crecían y se desvanecían a su ritmo, con gracia y sin aspamentos.

images (13)

Mi Vikingodelort dijo que nunca había visto nada igual, nunca tan rojo, nunca tan intenso. Y yo estaba ahí, de a ratos abrazada por él, de a ratos en mi silloncito, bebiéndome el espectáculo a bocanadas, dejando correr los minutos como gotas de rocío desde una flor. Disfrutando el silencio y saboreando de a una, las lágrimas que viajaban hasta la comisura de la boca.

Aviso : Fotos bajadas de Internet. Puse las que se parecían más a lo que vi el jueves 😀

images (12) images (6) images (7) images (11) images (2) images (5)

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Norway, Perlitas de mi cofre y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Desde el corazón de una Aurora

  1. Nora Esther dijo:

    Yo no se si es por la manera de escribir o por la hermandad que nos une o que ,pero yo tambien lloreee con solo leerlo , no quiero ni imaginar si alguna vez veo eso en vivo y en directo jajajaj Solo lamento que no pudieras plasmarlo en fotos , pero por ahora estas perdonada, el que NOOO esta perdonado es tu marido…..
    Tuvo tiempo de ayudarte con las tortas y demas y ….¿¿¿no pudo agarrar la camara y sacar algunas fotos?????? ufaaaa jajajajajaj
    Igual decile que lo quiero mucho jajaja
    Ojala se repita la experiencia ya que es algo tan bello y solo para los privilegiados que viven por esas zonas del mundo.
    GGGGGGGGGGGGRRRRAAAAACCCIIIIIAAAAAASSSSSSSSS por compartirlo

    Me gusta

    • Pequi dijo:

      Perdón por la tardanza de contestar! jeje La tipa ha estado un tanto ocupada últimamente.
      Mi pobre Vikingodelort no tenía una buena cámara para sacar este tipo de fotos. No es que lo defienda, pero lo justo es justo, visteS.
      Después de haber visto tantas fotos de lugares increíbles, creo que la única diferencia está en el ojo del que mira. Si prestamos atención hasta en los lugares más feos encontramos algo de lo cual maravillarnos. —> La hora de consejos tipo Paulo Coelho termina aquí ;P

      Me gusta

  2. Nanchus dijo:

    Este es el tipo de momentos a los que yo llamo “momento de mariposas en el estómago”!! … OMG .. me siento acompañada, no soy la única que llora cuando la naturaleza la abruma de tanta hermosura, es que no somos merecedores de tan majestuoso espectáculo… y sin embargo, una vez cada tanto podemos sumergirnos en la belleza misma como quien hace buceo en el mar….
    Me encantó tu relato, pude sentirme ahí en ese momento!
    Gracias por compartir!!! De paso te digo que la aurora a ojo pelado está en mi bucket list, acá hemos visto la aurora el año pasado, pero es austral y es muy suave … a ojo humano se ve como algo un poco clarito, cambia con la cámara, la exposición y ahí hay más emoción, pero no es lo mismo… Definitivamente debo ir a Noruega!! (otro item pendiente en mi bucket list)
    Un abrazo y es un placer leerte!!!!

    Me gusta

    • Pequi dijo:

      JAjaja la aurora a ojo pelado como le decís vos me tardó tres largos años en suceder…la mayoría de las veces fue muy suave y en el horizonte, como un cambio de luces a lo lejos. Hemos manejado un buen rato con mi Vikingodelort “cazando” auroras que le huyen a las luces de las rutas y las ciudades 😀
      Ahora es primavera/verano y los atardeceres son increíbles. Nunca vi colores como los que pintan mi ventana todas las tardes/noches (23hs?) Pronto tendremos 24 hs de luz y el sol rebotando en el horizonte como una pelotita de ping-pong 😀

      Me gusta

  3. Pablo dijo:

    No soy escritor pero me encanta escribir, y se me pone bastante peludo cuando tengo que escribir algo que debe salir de mi imaginación, es decir, cuando tengo que inventar cosas / acciones creíbles que nunca pasaron, ni pasaran. Al leer me pasa exactamente lo mismo, me gusta leer, e imaginarme escenarios reales en cada línea que paso por arriba. A todo lo irreal me cuesta darle bola y seguirle la corriente. Entonces, leerte, entrar de lleno a esa delicada descripción de algo tan increíble ( no creíble ), pero real, hace que se junten alrededor de mis sentimientos dos facciones opuestas. Cómo si fueran manifestantes y policías en el puente de Neuquén. Donde las dos defienden sus posturas. Me explico. Con una pequeña salvedad o diferencia: no se terminan peleando. Mis sentimientos al compás de tu escritura ( mi lectura ), fueron sacudiendo el tablero y emocionándome como si estuviera dentro de un sueño, cuando en realidad no había nadie dormido. Es como que al final de cuentas es tanta la satisfacción de descubrir algo nuevo en cada párrafo, y tanto el entusiasmo por seguir imaginando con cada frase lo que viviste esa noche, que al terminar de leer tengo a los dos bandos expectantes con cara de asombro esperando a ver quien tira la primera piedra. Algo así como encarar el puente de Neuquén y encontrar a policías y manifestantes abrazados alrededor de un fogón cantando seminare … Clarísimo ? no digas que no !!!

    Me gusta

    • Pequi dijo:

      Qué lindo olvidarse de entrar al blog y acordarse de pronto y encontrar tu mensaje! Sorry por la tardanza, BTW 😀
      Escritor es todo aquel que tiene algo para decir y se anima a ponerlo en palabras, creo yo. Los títulos y las publicaciones te dan público, pero el ansia de comunicar, el placer de ver tus pensamientos estampados en un espacio en blanco es sólo nuestro. Escribir es el primer placer, la catarsis, el parto. Después los escritos son seres vivos que repercuten en quien los lee o no.
      Me encanta que me leas y que te guste! Es hermoso poder compartir tanta emoción y tanto silencio.
      Gracias por estar del otro lado 😀

      Me gusta

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s