Capítulo estreno

Libros

 

 

 

 

 

A ustedes les gusta escuchar un cuento? No, no una mentira sino un cuento, de ésos que no leemos por falta de tiempo, o de espacio, o de disponibilidad.

Mi historia con los cuentos es una historia de cuentos. Paso a explicar. Cuando era chica tenía bastante poco material de lectura, pero la que más me gustaba era una poesía hecha cuento que se llamaba Tai-Talai-Dalai-Ti-Dina, la bella Princesita de la China.

Sin repetir y sin googlear, creo que comenzaba así :

Erase una vez una princesita de la China.

Su nombre ? Tai-Talai-Dalai-Ti-Dina

Delicada cual fina porcelana,

y de la Corte Imperial, la flor galana.

Y érase un espantoso bandolero,

que una noche, osado y traicionero,

fue y robó a  Tai Talai Dalai Ti Dina,

la Bella Princesita de la China.

Kokoloro el bandido se llamaba,

y en el alto castillo que habitaba,

planeaba sus fechorías…

una pantera negra lo seguía.

Larguísimo seguía y seguía a lo largo de páginas con dibujos magníficos de dragones y panteras negras.

Me encantaba dejarme mecer por la rima e imaginarme a la bella Princesa prisionera del Bandido Kokoloro, esperando que un príncipe la rescatara, porque convengamos que a nadie se le cruza por la cabeza que la princesa se las arregle sola, cierto? Mulán vendría bastante después de este cuento.

Al final llega el príncipe, la salva y por supuesto ella se enamora de su salvador y son felices mientras Kokoloro se pudre en una torre del castillo.

Pobre Kokoloro, la verdad.

En fin. Tiempo después nos mudamos a Bariloche y descubrí la Biblioteca Sarmiento. No sé si ustedes han tenido el gusto de disfrutarla como yo. Es un edificio hermoso y antiguo, parte del Centro Cívico, con cuadradas y macizas columnas de madera trabajada, con bancos escritos por generaciones de estudiantes que quisieron dejar su huella sólo para ser tapados por la siguiente generación.

Estoy hablando de la época donde hablar alto se penalizaba con una mirada severa de la bibliotecaria y donde Internet era un experimento de la NASA.

La primera vez que abrí una de las dos puertas vaivén creí que soñaba. Tantos libros! Todos con un espíritu diferente y con tantas cosas que enseñarme! De inmediato me hice socia, no sé si tendría 10 años. Al principio seguí las recomendaciones de las bibliotecarias “libros para niños en este sector” pero después, cuando creía que no me miraban me deslizaba tras los estantes y leía los títulos de los libros para “grandes”. Las letras me llamaban, me hablaban bajito y de perfil y se me quedaban en las manos, esperando que yo las devuelva a la maraña de títulos y autores.

Los cuentos vinieron después. Cuentos de autores renombrados, cuentos escritos por mí, cuentos que me estremecieron desde la uña del pie hasta la nariz. Cuentos inocuos, cuentos con porqué. Cuentos que leo el título y se me  llenan los ojos de lágrimas porque recuerdo perfectamente qué me conmovió en ellos y me vuelvo a conmover al recordarlo.

Años más tarde, mujeres maravillosas dieron luz a un proyecto al que llamaron “Las Narradoras de la Biblioteca Sarmiento”  Son mujeres que le ponen el cuerpo a un cuento y te lo cuentan, desde una simplicidad cómplice, desde su entereza, desde su alma. Ahí me di cuenta que los cuentos viven en la voz de quien los lee. En el corazón de quienes abren la tapa y suspiran y suspiran mucho más porque simplemente no entra en el cuerpo tanta emoción junta. En las manos de quienes generosamente las abren para dejar volar un cuento, una luz, un poema.

Hace un año atrás acompañé al hijo de una amiga a escuchar un cuento en una biblioteca-barco que recorre toda la costa noruega prestando libros y recolectando los que prestó la temporada anterior. Tiene mucho apoyo de la comunidad y generalmente está lleno de nenes que se llevan pilas de libros cada vez que para en algún puerto.

El problemita es que el cuento era en noruego, y el nene de mi amiga hablaba sólo español. Entonces el cuenta-cuentos del barco, con la mejor de las ondas, nos contó el cuento por partes y sólo a nosotros para que yo vaya traduciéndoselo al español. Fue una situación muy tierna, y al final el cuenta-cuentos me preguntó si me dedicaba al oficio de contar porque lo hacía muy bien. A él le parecía que yo tendría que dedicarme a éso, aunque no entiendo muy bien cómo! En fin, pero me dejó pensando y al final de todos estos cuentos, historias y princesas, voy al anuncio prometido :

Ahora pueden parar de sufrir (?) porque este post es sólo y únicamente para anunciar que de vez en cuando voy a subir un audio de un cuento leído por mi. Cuentos que me gusten, que me conmuevan, que me traigan buenos o malos recuerdos. Si quieren que les lea un cuento, me lo mandan y se los leo o lo buscamos juntos en la red. Tengo pocos en español aquí, pero Internet es generosa 😀

CuéntenméN qué les parece en los comentarios!

 

 

 

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Historias & Cuentos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Capítulo estreno

  1. Sandra dijo:

    Me encantó la idea, yo quiero el de los tres chanchitos, anotame! !!

    Le gusta a 1 persona

  2. Andrea dijo:

    Pequi querida, si te leés “La Bruja de Abril” anotame en tu fandom 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Nora dijo:

    Se llama Balada China Adaptacion libre de Laura E. Richards ,esta en el tomo 2 de Poemas y cuentos de la coleccion El mundo de los niños Salvat Editores SA en su cuarta edicion de 1964 con dibujos bellisimos y una historia mas linda que la otra en sus 15 volumenes.
    Fue nuestro mejor e inigualable cohete a la imaginacion que sigo teniendo tan fresco como vos y ese de la bella princesita de la china Tai-Talai-Dalaiti-Dina era de los preferidos.
    Yo tuve el placer de disfrutar de queridas primas que nos hacian sentar a todos al borde de la cama y nos leian y yo estoy segura que cada cual volaba a mundos propios .
    Creo que nadie diria que nooo a tu ofrecimiento de leernos lo que quieras ,cuando quieras , cada vez sera disfrutado diferente ,me imagino y te imagino disfrutando muucho, aca esperamos ansiosamente como cuando descubriamos que empezabas a escribir algo y la curiosidad nos hacia perseguirte para que temines tu obra ,àndale chica ,empieza YAAA jajaajj
    Un cariño enorme y un agradecimiento por brindarte a ese servicio para momentos placenteros de todos los que te difrutamos!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Pequi dijo:

    Update : Gracias a mis contactos con el inframundo (?) aquí tienen la versión completa del cuento/poesía BALADA CHINA :

    Erase una princesa de la China
    ¿su nombre? Tai-Talai-Dalaiti-Dina.
    Delicada cual fina porcelana,
    de la corte imperial, la flor galana.

    Y èrase un espantoso bandolero,
    que cierta noche ,osado y traicionero,
    fue y robò a Tai-Talai-Dalaiti-Dina
    la bella princesita de la China.

    Kokoloro el bandido se llamaba,
    y en el alto castillo en que habitaba,
    su vida depravada transcurrìa…
    Una pantera negra le seguìa..

    Cierto dia,el bandido vio a la hermosa Tai-Talai-Dalaiti-Dina
    (¡oh, que espantosa suerte suya!),
    y, montado en la pantera,
    la rapto y la llevò a su madriguera.

    Al punto se conmueve toda China
    ¿Quièn robò a Tai-Talai-Dalaiti-Dina?
    Dicen todos.
    Y, unànimes, a coro responden:
    ¡el infame Kokoloro!

    Los nobles de la corte, compungidos,
    se reùnen llorosos y afligidos.
    ¡Juran por su abanico y su coleta
    Tomar venganza bàrbara, completa!

    (¡Oh, triste Tai-Talai-Dalaiti-Dina ,
    delicada princesa de la China,
    de la corte imperial bello tesoro
    robado por el fiero Kokoloro!)

    Ya salen en tropel, los mandarines;
    ya se escucha el clamor de los clarines;
    ya llegan los guerreros al cerrillo,
    donde tiene el bandido su castillo.

    Alla arriba, sus negras brujerias,
    sus planes de espantosas fechorias,
    Teje y desteje el fiero Kokoloro,
    sin escuchar de la princesa el lloro.

    En cambio, a ella se acerca la pantera,
    suavemente. Y asi dice la fiera:
    Si me dieras un beso con terneza,
    yo cambiaria en gozo tu tristeza

    ¡Una fiera que habla! ¡Oh , que portento!
    (Al lejano clamor esta ahora atento Kokoloro..)
    ¡Que dulce es la mirada de la pantera negra!
    Emocionada la hermosa princesita de la China
    amorosa, a la fiera ya se inclina;
    La besa en la mejilla y en la frente
    El castillo se hunde, de repente…

    La pantera en un rey se ha transformado
    que su corona ofrece, enamorado,
    a la bella Tai-Talai-Dalaiti-Dina,

    Y asi habla a los magnates de la China:
    Por mi mal, Kokoloro me hechizò;
    mas el beso de Dina me salvò

    Y el poder del bandido se ha esfumado.
    ¡Ved muerto entre las ruinas al malvado!
    Por el beso de Tai-talai-Dalaiti-Dina,
    la gentil princesita de la China.

    Laura E Richards (Adaptacion libre)

    Me gusta

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s