Wordpress, las contraseñas y Laura Avellaneda

He dejado este blog tan solo, triste y abandonado que me extraña que no me haya denunciado ante las autoridades correspondientes.

Tengo una excusa, buena y cierta pero excusa al fin: No lograba entrar con la contraseña que tenía, y no sé por qué causa, razón o circunstancia cuando mandaba un mail para recuperar la contraseña, no me llegaba nunca a mi casilla.

Pero eso es historia. Aquí estoy, de regreso a mi blog ex-abandonado. Tendré que grabar de nuevo los audios que tenía preparados para colgar en la categoría “Cuenta cuentos” porque la nube donde los tenía guardados desapareció y así seguimos con la letanía de problemas tecnológicos.

Debe ser que afuera está nublado, llueve y el viento ha aplastado mis peonías que estaban listas para florecer. El mar está hambriento, ruge del otro lado de mi ventana y junto con el viento tejen una canción desolada. Es verano sólo en el almanaque y el peral se resiste con todas sus fuerzas a perder las últimas florecitas blancas que le daban un distinguido sesgo a sus ramas flacas.

Una amiga publicó en FB un audio de Benedetti leyendo el conocido poema Táctica y estrategia y en el tiempo que tarda un latido en nacer me transporté a la historia de Martín Santomé y Laura Avellaneda. Se me cierra la garganta igual que si estuviera leyendo La tregua ahora y esa nostalgia de la belleza en la palabra me inunda la piel.

De la serie poemas de otros, les dejo esta preciosidad que cuaja perfecto con el viento, con el gris del cielo y el mar poblado de ovejitas danzantes.

Mucho más grave

Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
y eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabés tan objetivamente como yo

sin embargo hay algo que quisiera aclararte
cuando digo todas las parcelas

no me refiero sólo a esto de ahora
a esto de esperarte y aleluya encontrarte
y carajo de perderte
y volverte a encontrar
y ojalá nada más

no me refiero sólo a que de pronto digas
voy a llorar
y yo con un discreto nudo en la garganta
bueno llorá
y que un lindo aguacero invisible nos ampare
y quizá por eso salga enseguida el sol

ni me refiero sólo a que día tras día
aumente el stock de nuestras pequeñas
y decisivas complicidades
o que yo pueda         o creerme que puedo
convertir mis reveses en victorias
o me hagas el tierno regalo
de tu más reciente desesperación

no
la cosa es muchísimo más grave

cuando digo todas las parcelas
quiero decir que además de ese dulce cataclismo
también estás reescribiendo mi infancia
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebras
y vos en cambio sabés que eso no sirve
quiero decir que estás rearmando mi adolescencia
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos
y vos sabés en cambio extraer de ese páramo
mi germen de alegría         y regarlo mirándolo

quiero decir que estás sacudiendo mi juventud
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos
esa sombra que nadie arrimó a su sombra
y vos en cambio sabés estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas
y quede el armazón de mi verdad sin proezas

quiero decir que estás abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia
este extraño confín de angustia y nieve
esta bujía que ilumina la muerte
este precipicio de la pobre vida

como ves es más grave
muchísimo más grave
porque con estas o con otras palabras
quiero decir que no sos         tan sólo
la querida muchacha que sos
sino también las espléndidas
o cautelosas mujeres
que quise o quiero

porque gracias a vos he descubierto
(dirás que ya era hora
y con razón)
que el amor es una bahía linda y generosa
que se ilumina y se oscurece
según venga la vida

una bahía donde los barcos
llegan y se van

llegan los pájaros y augurios
y se van con sirenas y nubarrones
una bahía linda y generosa
donde los barcos llegan
y se van
pero vos
por favor
no te vayas.

Mario Benedetti

 

Anuncios

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Cuenta Cuentos, Historias & Cuentos, Norway, Opiniones, Poesías. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Wordpress, las contraseñas y Laura Avellaneda

  1. Diego dijo:

    Parece que viene de familia abandonar blogs y retomarlos con nuevas energías. Yo estoy en lo mismo después de haberlo abandonado, y que se haya metido algún Bot raro por alguna de las fisuras de seguridad y haya hecho estragos. La consecuencia final de eso fue tener que borrar absolutamente todo lo que fui cargando mal o bien al blog desde el año … 2008 masomeno, así que ahora desde cero y centrándome en otro lenguaje, voy preparando la información mas concienzudamente (ponele), si gusta tomarse el tiempo de leer los garrafales errores y hacérmelos notar, se lo agradeceré aun no se como.

    Me gusta

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s