Dublin o la ciudad con mil personalidades en una sola

Hace dos semanas viajamos con el coro a cantar en Dublin. Mi primera vez en Irlanda! Debería haber celebrado con torta y velitas.

Llegamos en un día gris y melancólico. Las nubes no dejaban ver gran cosa y desde el ómnibus que nos buscó, recorrimos los atractivos típicos de Dublin mientras la guía nos contaba cómo es la vida allí, lo que íbamos viendo y lo que podríamos esperar.

IMG_20190405_160350

Nos hospedamos en un hotel del centro – Academy Plaza Hotel.  Teníamos planeados dos “conciertos” pero me hice un ratito para recorrer los alrededores del hotel y el centro. La verdad, quedé encantada. Lo que más me gustó es su gente. Conviven en el mismo espacio mil y un estilos diferentes, religiones, caras, historias, espíritus. Me hubiera encantado tener más tiempo y sentarme a charlar con algún transeúnte. Todos tienen permiso para ser auténticos  en este rincón del planeta donde nadie se espanta de nada.

IMG_20190406_141733

Las calles del centro son amplias, los edificios no muy altos y todos conservan el encanto que les da la pátina de la historia. Los semáforos peatonales funcionan muy bien y el tránsito, que parece un caos para quienes manejamos por la derecha, se ordena de una manera que pareciera sincronizado.

También encontramos callecitas con veredas extra angostas donde además hay que sortear puestos de verdura o venta de chucherías.

A lo mejor porque éramos un grupo grande o porque tengo varias alergias juntas, no me llevé un buen recuerdo de las comidas. No eran directamente feas pero tampoco una explosión de sabor. Y como no puedo tomar cerveza, tampoco puedo reportar nada interesante en ese frente 😀

La peatonal, O’Connel Street, es un mar de gente que se fusiona como gotas en un torrente indistinto.

Los pubs/bares, uno al lado del otro, abiertos todo el tiempo, con gente siempre. Una parte importante de la cultura irlandesa es la de los pubs. La gente está acostumbrada a juntarse allí, o a ir solo sabiendo que son puntos de encuentro, de camaradería. La soledad no tiene espacio entre las mesitas y las barras donde los extraños comparten un objetivo: pasarla bien y encontrarse.

IMG_20190405_134522

Nos contaba la guía que Irlanda trabaja para disminuír los accidentes de tránsito, y ha reducido la cantidad permitida de alcohol en sangre para conducir. Esto genera un problema para la gente que tiene arraigada la costumbre de juntarse en un pub. Por ello han comenzado a ofrecer un servicio de bus a determinadas horas, para que la gente pueda volver a sus casas sin manejar. Aplauso, medalla y beso.

La guía nos contó también de la gran hambruna de 1845, cuando una peste infestó las papas de las cuales dependían un tercio de la población. El sistema de arrendamiento de las tierras era perverso, y el sufrido pueblo irlandés lo soportó durante décadas.  Mientras los irlandeses morían literalmente de hambre, los terratenientes ingleses exportaban los cereales que sus arrendatarios producían.

Un millón de personas murieron entre 1845 y 1849 y otro millón emigró a distintos destinos del planeta.

Sin embargo, la hambruna de alguna manera ayudó a cambiar el statu quo. Leyes de arrendamiento, movimientos populares y participación en la política hicieron que Irlanda saliese de su marasmo y comenzara una nueva etapa en su historia. No puedo evitar pensar en el espíritu que tuvieron que tener para sobrevivir como país. El amor que tienen por su patria, el sentido de identidad de su gente. La fuerza de un pueblo que no se dejó quebrar.

Hoy, gracias a los bajos impuestos, Irlanda cobija a grandes multinacionales que proporcionan trabajo y bienestar para quienes eligen habitarla.

Miren esta listita :

  • Google:Dublín.
  • Yahoo: Dublín.
  • Twitter: Dublín.
  • Paypal: Dublín.
  • Dropbox: Dublín.
  • Airbnb: Dublín.
  • Facebook: Dublín.
  • Intel: Leixlip y Shannon.

La Unión Europea presiona para que suban los impuestos pero Irlanda se niega, lógicamente, a perder el bienestar que les brinda ser el “hogar” de esos monstruos tecnológicos.

En otro post les contaré un poco más de este rincón del planeta donde a toda hora hay gente en la calle, autos y buses, vida y movimiento. Dublin es, definitivamente, un lugar donde regresar.

 

Acerca de Pequi

Vuelan las hojas en el viento y se llevan bajo el brazo todas las palabras pronunciadas y por pronunciar. Alguien tiene que darle una nueva voz a las palabras, y yo justo pasaba por aquí.
Esta entrada fue publicada en Historias & Cuentos, Perlitas de mi cofre, viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dublin o la ciudad con mil personalidades en una sola

  1. Nan dijo:

    Maravilloso relato, como siempre!!!
    Y me vengo a enterar que cantás en un coro 🙂 …Yo cantaba en un coro también pero aquí en New Zealand no he encontrado uno aun.
    Irlanda es uno de los países que llevo en el corazón, esas vibras y sentido de pertenencia del que hablás también han dejado huella en mi 🙂
    Beso desde Wellington!

    Le gusta a 1 persona

    • Pequi dijo:

      Yo estoy convencida que canto espantoso, pero en el coro no se nota porque cantamos todos juntos jaja! Fue una idea de una conocida que me instó a participar de un coro como medio para conocer gente. Ahora lo puse en pausa al coro una temporada porque tengo mi plato lleno, pero seguramente volveré a las andadas en algún momento. Abrazo desde la otoñal Noruega.

      Le gusta a 1 persona

Qué te pareció? Sí, claro que quiero saberlo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s