De ausencias y otros demonios


Cuando me preguntan cómo es vivir lejos de mi tierra,  cuesta responder en una oración o dos. Les ruego que tengan paciencia y sigan conmigo este derrotero de pensamientos aislados que pretenden formar entre todos una respuesta.

25-06-2015 11-38-03

Antes de tomar la decisión de empezar de cero en un país a 13.000 kms de Argentina,  fueron necesarias muchas horas en la pileta sopesando los pros y los contras. Nadé tanto y pensé tanto que logré una certeza difícil de transmitir con palabras. Me sentía en paz, preparada para afrontar momentos donde el llanto es de a tres, de a cuatro, o de a diez.

Soltar, soltar, soltar fue mi mantra y mi kharma.

Significó por ejemplo deshacerse de 40 años de cosas que uno guarda por si acaso, cosas que están cerca del corazón o de la memoria, cosas que costó muchísimo esfuerzo conseguir.

Es mentira que las cosas son sólo cosas cuando cada una tiene impresa la fuerza de voluntad para conseguirlas.  Se convierten en objetivos cumplidos, en medallas al coraje o la perseverancia. Se convierten en objetos palpables  que nos recuerdan que pudimos. Que lo logramos. Que podemos y podremos contra todo y todos.

Tal vez esos recordatorios fueron los que me sumaron fuerza para hacer las valijas.

Significó dejar mi zona de confort donde la mayoría de los problemas estaban medianamente resueltos antes de convertirse en dolores de cabeza. Donde tenía las herramientas para lograrlo y los conocimientos.

Significó apartarme físicamente de mi familia y amigos, aunque la tecnología ayude a que esa distancia no sea definitiva.

images

Elegir fue cualquier cosa menos fácil. Resigné mi presente por una promesa de futuro al lado de una persona diametralmente opuesta a mi, pero extremadamente parecida, en un lugar perfectamente extraño.

Después de 4 años y medio, miro hacia atrás y me doy cuenta que hice lo correcto, que valió la pena con creces.

Y llega el día del padre.

Ahí es donde todas mis horas de pileta fallan estrepitosamente. En ese momento en que quisiera estar abrazando a mi Papá, probando los budines de nuez de mi Mamá y peleando con mis hermanos, es que todo mi mundo se derrumba y por un buen rato no hay nada que me consuele, nada que me abrigue cuando ese frío impertinente me congela el corazón.  Es como si un Godzilla hubiera crecido dentro mío y se hubiera comido hasta la última sonrisa del último día de sol. Y sé que mi Papá lo entiende y a pesar de que se le cae el corazón en pedazos cada vez que llego y me voy, sigue apoyándome en mi decisión como el primer día.

Y el día de la madre, del amigo, los cumpleaños, y un largo y doloroso etcétera. Cada «día de» es un  puñal bordado que no deja de hurguetear en la herida.

Hace unos días falleció una de mis tías. La más elegante, bella, reina de todas mis tías. Y yo me quedé llena de silencios. De esos pesados silencios que dejan una oscura sombra tras de sí.

Sé que no hubiera cambiado nada el hecho de estar allí. Pero qué hace una con todo lo que se atraganta sin pronunciarse? Y qué con la falta de esos abrazos que saben, que sienten lo mismo que una?

Hay días terribles como éstos en que la ausencia tiene un precio imposible de pagar.

Anuncios
Publicado en Historias & Cuentos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Post sin fotos


Tanto hablar de fotos, FB y redes sociales necesita una contrapartida, algo que nos haga ver el otro lado de las cosas. Por eso les pido que cuando lean esto, traten de visualizar las palabras hasta que se conviertan en imágenes, colores y luz.

Cada mañana, con una rutina establecida, me levanto 5:45 AM, ducha-tai-chi-desayuno-descuelgo-la-ropa-del-tender-vacío-el-lavavajillas-mate-preparo-la-lunchera-hago-café. Sí, también le hago café al malcriado.

Mates de por medio, leo algunas noticias salpicadas con FB, me despido de mi Vikingodelort y salgo a ganarme el pan con el sudor de mi frente (?).

Frenen ahí.  Respiren profundo porque van a salir a la realidad por primera vez en el día, de mi mano.

Abro la puerta y el aire fresco me acaricia la cara. Estamos dejando el invierno atrás en el calendario pero las mañanas despiertan aún abrazadas de hielo.

Bajo las escaleras con la mano firme en la baranda. Eso oscuro que se ve sobre los escalones no es sombra sino hielo. Mi Candy me espera en el garage a salvo de todo excepto del gato del vecino que adora treparse al techo y bajar por la luneta dejándome las patitas marcadas en un delicado macramé.

Me separan de la ruta escasos cincuenta metros. Crass-crass-crass hacen las cubiertas con clavos en el asfalto.

El aire es de cristal. Se desliza por el cielo sin rozar ni una sola de las tres nubes tímidas sobre el fiordo.

Las montañas a ambos lados de la ruta son gigantes abruptos y feroces. El sol les acaricia las cumbres recortadas con nieve recién caída que brilla con luz prestada. El sol prueba escurrirse entremedio para llegar a los valles pero sin suerte.

De pronto sucede. El sol logra encontrar un resquicio entre dos montañas y aparece con todo su esplendor como el ojo de Mordor entre dos columnas de piedra.

En todo el trayecto hay cinco lugares donde generalmente hay ciervos desayunando. Mis ojitos se estiiiiran se estiiiiran para distinguir en la temprana claridad los copitos blancos de sus colas, rasgo más fácil de ubicar que los mimetizados  beiges y marrones.

No están lejos pero tampoco cerca. Algunas veces se molestan en levantar la testa a mi paso pero generalmente ni se inmutan. Están acostumbrados al tránsito y se saben protegidos.

En uno de los lagos bautizado con mucha inventiva, el Lago de los Cisnes, hay cisnes. Nadan graciosamente en grupos pequeños, hundiendo su cuello en el agua sin pensarlo dos veces. Qué vivos, tienen plumas impermeables!

Los patitos a su alrededor no les prestan atención. Saben que son los dueños y guardianes del lugar durante todo el año.

Clemente es un gato volador. Créanme cuando les digo que sabe volar. Los gatos aquí duermen de día adentro y de noche salen a cazar. Tienen el pelo muy largo  y son una versión mini de sus salvajes parientes los linces.

Clemente acostumbra a esperar agazapado al costado del camino, y cuando a él le parece conveniente, sale disparado y vuela por sobre el asfalto hasta el otro lado. Apenas es posible verlo. Es una mancha negra con la cola como un timón y las cuatro patas en el aire que cruza delante del auto sin aviso. Estimo que es un adicto a la adrenalina o un desesperado apostando a que el azar lo libere de su suerte. Le puse Clemente aunque seguramente tiene otro nombre menos latino y más corto en la casa donde vive.

A mitad de camino hay un túnel que pasa debajo de una montaña. Como se imaginarán, no es una grata experiencia para mi claustrofobia, pero he trabajado lo suficiente conmigo como para poder usarlo a diario sin demasiados inconvenientes siempre y cuando pueda llevar el auto a 180. Bueno, no a 180 pero ciertamente no a 60.

De éste lado del túnel, llueve. Del otro lado hay sol. O viceversa. El túnel es como un portal bidimensional que nos transporta a otro espaciotiempo donde nada es como era.

Después del túnel viene el Campo de Golf en las Nubes.  Para entrar a la ciudad se puede manejar derecho hasta llegar al fiordo ( o un poquito antes si uno no quiere mojarse) y doblar, o doblar apenas salimos del túnel y recorrer una ruta secundaria con menos tráfico y más paisaje. La elección no es difícil.

El Campo de Golf en las Nubes es un auténtico campo de golf. Gente con ropa muy divertida que camina empujando carritos llenos de palitos de aluminio y blancas pelotitas.

Está ubicado a ambas márgenes de la ruta y la vista desde allí es impactante : el fiordo y las 222 montañas del otro lado, dos puentes mágicos uniendo orillas y esperanzas, y la bruma tenue de la mañana desdibujando ángulos y dibujando fantasmas.

Cuando me preguntan si no me molesta manejar una hora desde casa y otra hora para volver después de trabajar, considero contales estas perlitas. Pero sólo sonrío con los ojos llenos de imágenes y digo : Es que me gusta mucho manejar.

Publicado en Norway | Etiquetado , , , , , , , , | 6 comentarios

Facebook : Lado B


Ayer leí en Facebook un artículo acerca de usuarios cansados de ver que las publicaciones de sus amigos parecían hechas sólo para generar envidia : de vacaciones en paradisíacos lugares, comidas exóticas,  o pasándola bien con amigos. Las conclusiones eran :

  1. Aunque no parezca, se puede ir a comer, a bailar o a esquiar SIN publicarlo inmediatamente.
  2. Es difícil de creer que la vida de cada uno es sólo una sucesión de  buenos momentos.

Instantáneamente me acordé de este video :

Partimos de la base que Facebook, Twitter, Instagram -you-name-it media- son herramientas. Depende de cómo se usen serán los resultados. Culpar a FB es como agarránsela con un martillo porque alguien lo usó para abrirle la cabeza en dos a otro.

FB magnifica aquello que antes sólo los más cercanos sabían. Funciona como una lente fotográfica que magnifica hasta el infinito qué pensamos, cómo lo decimos y con quién lo compartimos.

Aquel que es introvertido difícilmente compartirá 700 fotos de sí mismo aunque haya viajado a Egipto y trepado hasta la nariz ausente de la Esfinge de Giza. Quien tiene parte de sus afectos lejos ( Moi!!) tratará de compartir lo máximo posible para tratar de acercar las distancias aunque sea de manera virtual. Aquellos para los cuales las “selfies” son un modo de vida, van a seguir “hashtageando” hasta el cansancio sus naricitas graciosas en cuanta ocasión se presente.

Por otro lado, aquella que cambiaba los muebles de cocina porque la vecina lo hizo, obviamente sentirá envidia de las vacaciones de la amiga de la amiga de la prima de la vecina.

Vayamos al temita de la responsabilidad. Esa que tiene cada uno cuando elige. He aquí, completamente gratis, sencillos consejos para el usuario de las redes sociales que funcionan beneficiosamente para quien postea y para quien lee:

  • Privacidad: No lleva mucho tiempo elegir con quién queremos compartir las publicaciones. Es prudente tomarse cinco minutos y verificar quién puede ver cada publicación. Con esto descartamos amigas envidiosas.
  • Un millón de amigos : Si aceptamos a todos los que nos piden amistad, y llegamos fácilmente al deseo de Roberto Carlos, usemos el sistema de listas: Cada una de las listas puede tener distinto nivel de privacidad. Gente a la cual no invitaríamos a comer no tendría que poder ver cuándo cómo y qué cocinamos. ( Reemplácese el verbo por cualquier otra actividad)
  • Fotográficamente hablando : Si somos de los que detesta ver 43 ángulos de la misma montaña, podemos hacer click en el álbum en vez de en la foto y veremos desplegarse todas las fotos del álbum en pequeños iconos. Ahí elegimos qué foto ampliar y/o comentar y/o compartir.
  • Por último y no por ello menos importante: SI NO TE GUSTA, PASALO POR ALTO. Existen las opciones “ocultar publicación” “ocultar usuario” y el más drástico “dejar de ser amigo”. En vez de escribir acerca de lo que el OTRO tiene que publicar o dejar de publicar, usemos nuestro poder de usuario y dejemos de “consumir” lo que no nos gusta.

Oído por ahí : No publiques en las redes sociales lo que no compartirías en la vida real.

PD: No se malacostumbren con la frecuencia de los posteos. Es que momentáneamente tengo poco laburo. 

Y vos…cómo usás internechi/FB/TW/largo etc ?

Publicado en Opiniones | 9 comentarios

Post cómodo y de pantuflas


Cada vez que veo una escena que me quita el aliento, pienso en compartirlo con ustedes. Generalmente voy manejando y por lo tanto, es un poco difícil obtener registros fotográficos. Como no soy la única que le gusta sacar fotos, me he tomado la libertad de copiar algunas de las fotos que los usuarios de Rbnett.no ( el diario local ) compartieron. Además la calidad de las imágenes dista bastante de mis fotos a las apuradas.

Disfruten, mis queridos. Esto es Noruega en invierno.

Fuente : http://www.rbnett.no

Indergård Jendemfjellet Hans G. Joachim Venås kjell stian b. kjøttmeis1 - Runi Neergaard
Laila Krakeli
LB gullbyen LB mariann NETT Lind Margrethe Lysglimt mot helg 003 Rebecca Skotsheimsvik
Maria Kvalvaag
Marit Dale Atlanterhavsveien May Britt Useth nordlys_190115_01 Jens Lyngstad nordlys_190115_02 Jens Lyngstad nordlys-julafdagen 1 pÅ VEI TIL mARDALSFOSSEN - g vESTERS Regnbyger oppe i Trollstigen  - Marit Dale Roaldsøy Romsdalseggen 06.juli - Stian Aasmyr
sdfsdf
Solnedgang 227 copy Solopp_lite soloppgang 150 copy Svaner 014 Rebecca Skotsheims
Thiisløypa 05102014 17+
Torgeir eikrem Tre Svaler små - Gunnar Hustad
vaagsetra_nordlys jens Lyngstad
vinter-nerboen - Nerbøen Åse Beate Trana Sporsem Nordnorge ( hR ) på tur

Publicado en Norway | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Enero 2015: Un nuevo año comienza


Hace muchos años escuchaba yo una radio que pasaba música suave ( Horizonte tal vez? ) y que cada 60 minutos decía : Una nueva hora comienza…como si fuera necesario poner en relieve el implacable paso del tiempo. O quizás es justamente eso lo necesario : que algo externo nos recuerde que los minutos se derraman desde el reloj a la eternidad y nosotros qué.

Hoy estaba leyendo el blog de una amiga a la que ADORO. Puedo estar tres días hablando maravillas de ella, pero prefiero que pasen por su blog y la lean un poquito. El post que me hizo volver a aporrear el teclado es éste : http://lahorrativa.blogspot.no/2014/09/la-rutina-de-los-logros-y-los-objetivos.html

Además de tener muchas ideas, el post me hizo pensar mucho. (Inserte aquí su chiste fácil)

Creo que he mencionado con anterioridad que en esta etapa de mi vida he decidido dejar de preocuparme por lo que los demás opinan de mis decisiones. No es que eso me haya detenido en el pasado pero siempre lo viví con mucho dolor y conflicto por el viejo temita de desilusionar a mis seres queridos.

Llegó un bendito momento en que me di cuenta que la desilusión corre por cuenta de quien espera una realidad diferente.

Yo quisiera que todo el mundo tuviera qué comer, dónde dormir y alguien que lo abrace mínimo una vez al día. Pero sé que por mucho que lo desee, eso no sucede. Lo mismo pasa con las personas. Uno espera que actúen como uno actuaría, como uno cree que son las cosas. Pero no.

images

Los individuos son como cristales de nieve, parecidos en el exterior pero únicos y diferentes en su mágico diseño.

En una pequeña gran palabra que empieza con “acepta”y termina con “ción” reside el secreto. Si aprendemos desde la humildad a aceptar que aquellos prójimos próximos que se sientan del otro lado de la mesa tienen el derecho y la obligación de respetar sus propias opiniones, creencias, dolores, elecciones, probablemente tendríamos menos desilusiones y más tiempo para abrazar. Abrazar no significa estar de acuerdo con sus elecciones, sino que a pesar de estar en desacuerdo apoyamos la libertad de elegir y el coraje de actuar.

Cada año que pasa y que me encuentra lejos del “hogar” siento que voy aprendiendo a aceptar más y a esperar menos. Que tomo lo que recibo con la alegría que me surge, pero no fuerzo circunstancias, ni encuentros, ni sonrisas. Y soy cada vez más libre para elegir a quién quiero abrazar, con quién quiero pasar el tiempo, qué quiero hacer primero y qué después.

images (1)

En este año que comienza y que me encuentra contando bendiciones con calculadora, quiero desearles que sean reales. Que se atrevan a sacudir la “comfort zone” y hagan cosas que siempre quisieron y nunca seatrevieron. Que digan lo que sienten, y que se hagan responsables de las consecuencias de lo que dicen. Que tengan un minuto al día para recordar aquellos que ya no están y agradezcan al cielo por la posibilidad de haberlos conocido. Que suban a un tobogán o a una hamaca y vuelvan a cosquillearles mariposas en la panza como cuando tenían 5 años y la vida era soleada. Malcríense de vez en cuando, mimen a ese niñito interior que hace tanto no sale a ver la luz. Dejen de examinar la vida de los demás  y miren con amor la propia.

images (2)

Si son ranas, sean ranas auténticas. 😀

Les regalo mi objetivo para este año que comienza, por si alguno se anima:

En el 2015 quiero ser aún más auténtica. Agarrensén ;P

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , , , , , , | 7 comentarios

De luces y sombras


La naturaleza es siempre protagonista en este bendito país. Es la que dibuja paisajes, la que determina dónde se construirán carreteras y puentes, la que dictamina si vamos a llegar tarde a trabajar por nieve, hielo o niebla.

Imagen

Es ella la que regula cuándo Rosita y Ragnar, los ciervos que comparten  su territorio con nosotros en el jardín, van a venir a almorzarse mis tulipanes. O cuántas asquerosas inmundas babosas voy a tener que juntar y asesinar en un baldecito con sal para evitar que se desayunen mis lobelias.

Imagen

Cada vez que manejo tengo que calcular diez minutos extras para poder detenerme a sacar fotos, fotos y más fotos de ciervos, cielos, fiordos, nubes, lagos, flores, nieve, montañas, pájaros.  Este lugar es un semillero de maravillas, de incontables posiblidades de asombro.

Imagen

La luz es dueña de la escena. Magnifica los atardeceres, aplana las nubes hasta dejarlas  planchadas en el tapiz azulino que las enmarca, confunde los verdes para ocultar cervatillos traviesos que cruzan la ruta sin mirar.

Imagen

Es luz la que cae vertical sobre el agua dibujando arcoiris en el fondo gris. Es luz la que crece longitudinal en los valles iluminando de a franjas casas, árboles y quietas soledades.

Es luz lo que falta durante los largos inviernos y por eso llenamos la casa de pequeñas velas y las ventanas de candelabros que guían a los viajeros. Es luz la que arde en el hogar perfumando la casa de calor.

Imagen

Imagen

Es una  luz que me embelesa  la que se derrama del cielo como agua de una cascada y me llena de vida, de esperanza, de energía.

Esa misma luz  que veo en ciertos ojos azules que me reciben cada día cuando vuelvo de trabajar.

  Imagen

Publicado en Historias & Cuentos | Etiquetado , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Desde el corazón de una Aurora


Y pasó. De tanto pispear por la ventana en horarios disparatados, de tanto bajar aplicaciones que me avisen de probabilidades de Auroras Boreales en mi zona, por fin llegó el día. O la noche.

Pero retrocedamos un poquito. Pongamos el play donde dice ”viernes de torta”. Sucede que mi Vikingodelort trabaja en una empresa inmensa con otros muchos señores y señoras que tienen que ganarse lavida y/o no quieren aburrirse en su casa. Como para organizar las tareas y que no haya setecientos barriendo el muelle mientras que en la sala de máquinas no quedó nadie, los separan en departamentos. En estos departamentos, que no son un PH a estrenar, se agrupan muchos señores que realizan tareas afines.

Estos señores del departamento donde Mr. Vikingodelort es parte, reunidos en Asamblea General Constituyente, han decidido instaurar los ”Viernes de Torta”, que viene siendo básicamente comer torta todos los viernes a las 14 hs.

El avanzado sistema informático ( un papelito colgado en la pared con los nombres) asigna a cada uno de los que ”trabajan” en la sección un viernes en el que deberán traer/comprar/fabricar/clonar/proveer/contrabandear una torta.

Todo muy bonito, sino fuera porque cada vez que le toca a mi Vikingodelort, la que tiene que hacer la torta soy yo. Ejem.

El jueves 27/02 estaba yo abocada a la transformación de la materia ( léase  cocinar) cuando me di cuenta que la torta que pretendía hacer y que ya llevaba por la mitad, llevaba más crema de la que había comprado.

Como los chinos no han llegado a colonizar Noruega con sus mercaditos barriales todavía, lo despaché al Vikingodelort al supermercado más próximo (10 km).

Cuando volvió con la crema se sucedió la siguiente conversación:

El: – Te ayudo a sacar los bizcochuelos del horno?

Yo: – Ehm si, no está tan complicado… – mientras pensaba…y a éste que le picó que está tan solícito? – No es que no lo haga nunca, pero generalmente soy yo la que se lo pide, no él el que se ofrece!

 Una vez que saqué las tortas, me dice:

–          Querés que te ayude a desmoldarlas?

–          Mm, psi, no hay mucho para hacer, una tiene papel asique la levanto por los bordes y listo y la otra es un molde de goma – dije mientras le mostraba en la práctica que tenía todo totalmente controlado.

–          Y ahora qué, se tienen que enfriar, no?

–          Y sí, un ratito al menos.

–          Bien, bien. Vení – me dice y me lleva de la mano al hall de entrada.  Descuelga una de mis camperas, la vuelve a colgar, descuelga otra y me la estira para que ponga un brazo y luego el otro. Mientras tanto yo lo acribillaba a preguntas y el tipo naaaaada.

Ok, tengo la campera puesta. Pero en vez de ir afuera, el tipo encara para la escalera que lleva al segundo piso. Wait, WHAT? Sep. Arriba fuimos. Abrió la puerta de mi cuarto-vestidor, corrió la cortina de la puerta ventana y me sacó al balcón.

Ahí afuera, esperándome, estaba el cielo más hermoso que he visto en mis cuarenta y dos años de vida. Una franja verde y ancha navegaba el aire desde el confín del horizonte hasta el techo de nuestra casa.

images (9)

Era un inmenso lazo verde ondeando en el cielo, difuminándose de un instante al siguiente, cambiando de forma y de color como un arcoiris nocturno.

images (10)

La noche estaba quieta y en suspenso. Sólo se oían los sonidos del mar y los barquitos del muelle meciéndose con las olas. Y mi llanto, claro, que me rebalsa cuando la belleza me abruma.

De pronto la línea verde se hizo más tenue y se tiñó de rojo. Ya no era una línea, era un tapete rojo sobre el techo de nuestra casa. Al mismo tiempo se encendieron como reflectores desde el mar al cielo y ya no fue uno sino tres, cinco, diez espectáculos diferentes entre los cuales era difícil elegir cuál mirar.

images (4) images (3) images (1)

Cuando me calmé un poco entré a buscarme medias y una silla. Así, acurrucada en la silla con un plumoncito cubriéndome con un abrazo de hogar, miré este cielo de cuentos al cual tantas veces le rogué por este espectáculo.

En algún momento, sin que me diera cuenta casi, fue creciendo un haz de luz sobre la casa. Como una inmensa seda verde, naranja y roja, la Aurora fue desplegándose con una gracia infinita, ondeando suavemente como una vieja cortina que nunca perdió su dignidad. La luz fluctuaba hacia abajo y parecía como si estirando los brazos pudiese rozarle los bordes con la punta de los dedos.

images (8)

Estuve ahí un rato largo. Cambiaba de posición la silla para ver los distintos brotes de luz que crecían y se desvanecían a su ritmo, con gracia y sin aspamentos.

images (13)

Mi Vikingodelort dijo que nunca había visto nada igual, nunca tan rojo, nunca tan intenso. Y yo estaba ahí, de a ratos abrazada por él, de a ratos en mi silloncito, bebiéndome el espectáculo a bocanadas, dejando correr los minutos como gotas de rocío desde una flor. Disfrutando el silencio y saboreando de a una, las lágrimas que viajaban hasta la comisura de la boca.

Aviso : Fotos bajadas de Internet. Puse las que se parecían más a lo que vi el jueves 😀

images (12) images (6) images (7) images (11) images (2) images (5)

Publicado en Norway, Perlitas de mi cofre | Etiquetado , , , , , , , , , , | 6 comentarios

La ventana


Cuento en dupla : Esta vez les comparto  un cuento de a dos. Yo lo empecé, Pablo G, un amigo bloggero del fructífero Valle de Río Negro lo siguió y le dio un final y una consistencia muy propia. Pasen, lean, sorpréndansén y comenten.

No era que ella se pasara la vida mirando hacia afuera, pero últimamente los movimientos en la casa vecina le llamaban la atención. Mejor dicho, la falta de ellos. El pasto de la casa estaba crecido, pero eso ya había pasado antes. Dios sabe que no era fácil ni rápido domar esa selva de yuyos. Los sobres y revistas que rebalsaban el buzón, también. Pero el perro que no dejaba de ladrar, las cortinas corridas y nadie que entrara o saliera, era raro.

Hoy es día de cobro – suspiró – tengo que ir al banco.

Dejó a un lado el tejido y tanteó con los pies buscando las chancletas que se habían deslizado bajo el sillón. En ese preciso instante en que trabajosamente se levantaba del silloncito, escuchó el estallido desgarrando el silencio en miles de pequeños cristales.

Miró hacia la ventana. En su siempre prolijo piso yacía esparcido el vidrio hecho añicos de su ventana. Su mano se elevó en el aire hasta la boca. Se mordió los labios para no gritar. Y si eran ladrones?

Se agachó bajo el marco de la ventana mientras pensaba rabiosamente. Todo su cuerpo estaba tenso como una cuerda, expectante.

Luego de varios minutos de aterrador silencio se animó a incorporarse muy despacio. La casa vecina empezaba a aparecer en el recuadro del marco de madera. Todo se veía normal. Cuidadosamente sostuvo la hoja que luego del estampido había quedado abierta y la empujó . Un viento enfurecido sopló de golpe y le quitó la ventana de la mano. Uno pedazo de vidrio que todavía quedaba en el marco  le seccionó el pulgar. Ella cayó de rodillas entre los vidrios y se acurrucó gritando de dolor. Ya no le importó hacer ruido. Cuando levantó la cabeza para buscar el pedazo de dedo que ya no tenía, la cortina enloquecida por el viento se le enredó en el cuello y la arrancó  de ese cuarto de un tirón.

Publicado en Historias & Cuentos | 4 comentarios

Volviendo a casita empapados


Para leer la primera parte, hacer click aquí…

Para leer la segunda parte, hacer click ahí, aquí no.

El domingo era el día señalado para volver. Me levanté temprano porque quería ir a ver una muestra de arte llamada ” Los juguetes de la muerte y el amor”, que no habíamos alcanzado a ver el sábado. Salí con mi mejor cara de Feliz Cumpleaños rumbo al museo…para encontrarlo cerrado.

DSCN3182

 

 

 

 

 

 

Puteada más, puteada menos, seguí caminando hasta encontrar el Grieghallen, que vendría a ser como un centro cultural de la obra de Edvard Grieg. No me digan que no saben quién es! Es como el San Martín noruego, pero de la música. Un López y/o Planes pero más popu. Un…bueno, un personaje.

DSCN3184

 

 

 

 

 

 

Dice Wikipedia : Edvard Hagerup Grieg(1843- 1907 nacido en Bergen) fue  un pianista y compositor noruego. Son especialmente destacables su Concierto para piano en la menor y Peer Gynt, la música incidental que escribió por encargo del escritor Henrik Ibsen, para su drama Peer Gynt, o las más intimistas Piezas líricas, para piano.

La mañana fue un favorito de Carl Stalling, quien a menudo lo usó para algunos cortos en Warner Bros. También se nota cierto parecido con esta melodia en la banda sonora “El señor de los anillos”, precisamente al principio del tema de “La comarca”. Esta obra, al contrario de lo que muchos piensan, fue creada para representar un amanecer en el desierto del Sahara, y no uno en los fiordos de Noruega.

El master Grieg era petisón, como muestra su escultura. Pero un gigante de la música.

DSCN3186

 

 

 

 

 

 

 

El centro cultural también estaba cerrado. No vaya a ser cosa que un noruego trabaje un domingo!

La que no estaba cerrada era la iglesia, porque estaban dando misa. Pero ya había empezado y no quise interrumpir (…)

DSCN3188

 

 

 

 

 

 

 

Vagabundeé un poco y volví al hotel, lista para empacar las poquitísimas maletas, bolsos, bolsas y anexos, preguntándome qué pensarían las mucamas de los restos de yerba en la basura, y chequeando que no nos dejáramos nada bajo la cama que durante la noche se separó indefectiblemente en dos, dejándonos a cada uno aislado en un mar de sábanas blancas. (Peor hubiera sido caer al piso, creo yo.)

DSCN3191

 

 

 

 

 

 

Le dijimos chaucito, ha det bra,  al hotel decadente pero bien ubicado, y enfilamos para el norte, donde las alertas meteorológicas nos auguraban un día de mucho calor, inundaciones, deslizamientos de terrenos, desbordamiento de cauces a lo largo y ancho del país y otras lindezas.

DSCN3181

A

 

 

 

 

 

fortunadamente, vimos mucha agua, muchísima, pero bien acotada en ríos, lagos, cascadas y fiordos.

DSC00230 DSC00226 DSC00278 DSC00211

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de unos días, en la tele mostraban los reportes de la misma zona que nosotros recorrimos el domingo, completamente arrasadas por inundaciones o deslizamientos de terrenos. Digamos que tuvimos suerte y timing.

El próximo destino era la famosa Borgund Stavkirke, de la cual dice don Wiki :

Stavkirke : Tipo particular de templos cristianos medievales construidos de madera, anteriormente comunes en la Europa del Norte pero en el presente confinados casi exclusivamente a Noruega. Las más antiguas tienen edades superiores a los 800 años.

En la actualidad, quedan en pie 28 stavkirke medievales en Noruega,una en Suecia y una más en Polonia (esta última de origen noruego). Entre las más conocidas figuran la Iglesia de Borgund, de espectacular diseño y la mejor representante del género, y la Iglesia de Urnes, probablemente la más antigua y un descollante ejemplo del arte decorativo nórdico, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Hace mucho, mucho tiempo que ansiaba visitar una Stavkirke, por su belleza y por lo que significan para la historia noruega.

Estacionamos en el centro recreativo, nos enteramos que para hacer uso de los baños había que comprar el ticket que incluía la visita al interior de la iglesia. Vimos la iglesia por fuera, NO hicimos pichí, y nos llevamos una impresión magnífica en el alma.

El escenario donde la iglesia fue construída, el tipo de construcción, la decoración, hasta los pájaros contribuyen a crear una atmósfera única. Tocar esas paredes donde tantas manos se posaron con anterioridad, respirar ese aire rancio de la madera calafateada, ver las piedras gastadas por el paso de cientos de pies, durante cientos de años…es una experiencia única. Las voces de miles de plegarias quedaron atrapadas en esos muros negros, mezclándose con los murmullos admirados de los visitantes como nosotros.

CIMG4678 CIMG4675

 

 

 

 

 

 

 

 

A mi pesar seguimos viaje, y sobreviví a un túnel de 30 minutos, aunque no en mi mejor estado, debo decir. Fuimos subiendo de a poco a la montaña y llegamos a un centro de ski, para los fanáticos que no tienen suficiente con los nueve meses de invierno y van a esquiar en verano. Abruptamente el paisaje cambió: ya no encontramos tantos lagos, sino cascadas y ríos con agua de deshielo rugiendo cuesta abajo. Los pequeños lagos que vimos seguían congelados. El calor del sol luchaba por imponerse sin conseguirlo del todo.

DSC00233

 

 

 

 

 

 

Los murallones de nieve al costado del camino se alzaban, imponentes, para recordanos que estamos en Norge, después de todo. Y que a pesar del solerito y las sandalias, afuera la temperatura no ascendía a más de 15 grados.

CIMG4687

 

 

 

 

 

 

 

La luz del sol se iba opacando y también mi entusiasmo, hasta que, bordeando una de las montañas rumbo nuevamente a la costa, abrí la ventana para sacarle una foto a una cascada…que venía tan cargada de agua que llegaba a la ruta. Al abrir la ventana, aterrizó sobre mí, mojando todo a su paso y llenándome la cara de carcajadas. La foto no salió, o sí, pero no se ve nada más que las gotas de agua condensadas en el lente. Fue un momento mágico, un instante en el tiempo con su propia textura y color. Un chapuzón de cascada dentro del auto. No cualquiera !

SUNP0050

 

 

 

 

 

 

Volvimos a casita. Nos esperaba el mágico sol sobre Malmefjorden  para decirnos bienvenidos!

SUNP0056

 

 

 

 

 

 

Los peces y las plantas reclamando atención y mi magnífico jardín, feliz con las altas temperaturas, lleno de flores.

Un viaje para recordar, un regreso para agradecer.

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios

Sábado 18: la ciudad de Bergen y sus encantos


 Para leer la primera parte, hacer click aquí…

DSCN3083

El sábado a la mañana, puntual, la rompequinotos ( o sea yo ) se despertó a las 5:50. Hice fiaquita hasta que me aburrí ( 6:05) y me levanté a hacerme unos mates con la coquetísima tetera eléctrica. 

Unas cuantas horas más tarde mi vikingodelort se dignó a asomar las greñas por debajo de las cobijas con un gruñido parecido a ” Qué hora es?”

–         Hora de levantarse, por supuesto. – Contestó su amabilísima esposa ( que vengo a ser yo) con cara de yo-no-fui-la-que-hizo-ruido-para-que-te-despiertes-de-una-vez.

El desayuno en un hotel decadente merece la pena. Todo lo que saben que les falta o les sobra en las instalaciones, lo suplen en el desayuno. Salchichitas, huevos fritos, huevos revueltos, panceta, cereales varios, mediaslunas, siete especies diferentes de pan, otros tantos de bollitos, tortas, frutas,  jugos, café, té, chocolate, leche, yogurth y un largo, largo etcétera.

Con la pancita llena y el corazón contento nos largamos a descubrir Bergen, esta ciudad políglota y extraña, un tanto sucia y aún así encantadora.

El Bryggeri es la parte turística por excelencia. Las casitas pintadas de vivos colores como las chilenas, apiladas una sobre la otra delante del puerto principal. El mercado de pescado fresco tiene fama internacional. Comer de pie sosteniendo el plato de papel en la mano, con cubiertos de plástico y la bebida en el bolsillo te cuesta más o menos 500 pesos argentinos. Ni hablemos si te cocinan un cangrejo d los tanques donde los mantienen vivos a la espera de tu dedo sentenciador, pero ahí al menos hay para sentarse.

DSCN3072

Mi adorado esposo (nótese el tonito sarcástico) no quiso tomar el colectivito que te lleva a todas las atracciones, por lo cual caminamos como vacas, con el pequeño detalle que por cada paso de él, es un paso y medio mío, asique yo terminé el día cansada y media.

Subimos a Fløyen  en un trencito muy simpático, y nos enteramos que la temperatura ya trepaba los 25 grados. Lindo para estar en la playa con los piecitos en el agua. Amuñungada en un tren, no. Le saqué una foto a la foto del tren, que estaba re monona:

DSCN3037

La vista desde Fløi es soberbia. La fuente en la plaza central, las autopistas, las casitas antiguas y en contraste absoluto, dos grandes cruceros amarrados al muelle.

DSC00170DSCN3043

Fue lindo alejarse del ruido de la ciudad y caminar un poco en el bosquecito, donde estaba oscuro y fresquito.

DSCN3059

DSCN3057

Bajamos de regreso al casco de la ciudad. Entramos en una pequeña tienda de comestibles mediterráneos donde tenían como oferta del día el queso parmesano a módicos 490 pesos argentinos el kilo. Obviamente, compramos…aceite de oliva.

Visitamos el museo de ciencias naturales. Animales de todos los continentes, prolijamente embalsamados y mostrando sus dientitos de ortodoncia.

DSCN3166

Decenas de cornamentas de ciervos adornando las paredes. El esqueleto de una ballena azul colgando del techo, tan inmensa que necesité 49 pasos míos para caminar desde la cabeza a la cola.

DSCN3168DSCN3150

Mis ooohhh y ahhhhhs iban del espanto a la maravilla sin escalas. No puedo saber si los animales en exposición fueron recauchutados después de muertos o si fueron despachados en nombre de la ciencia. Pero verlos ahí, eternamente quietos en sus vitrinas me causa una inmensa tristeza.

DSCN3163

El museo del Mar fue el que más me gustó. Lleno de maquetas de barcos, recreaciones de cubiertas y cabinas,  historia y tecnología siempre me cautivan. La increíble capacidad de los vikingos para construír sus barcos lo suficientemente chatos para navegar en ríos y lo suficientemente resistentes para cruzar el Océano.

DSCN3089

DSCN3093

DSCN3126

DSCN3092

Visitamos los jardines del Botánico y nos preguntamos qué tiene de malo la gente en la cabeza que en vez de buscar un lugar con naturaleza, en un día de calor se apiñan en 2 cm2 de pasto alrededor de un edificio. Misterios de la sociología urbana

.DSCN3136

Enfilamos para el acuario. Otra ambivalente sensación : detesto ver a los pececitos y pecesotes recorrer el mismo acuario una y otra vez, como una prisión estrecha e incómoda. Pero sé que si en este instante se los liberara, a las dos horas estarían en la panza de otro, o muertos de hambre porque nadie los alimentaría. Un lobo marino y tres focas eran la atracción principal. Los animales están muy cuidados,  de pieles lustrosas y sin marcas. Pero presos. En fin. 

(Estos dos de la foto de la izquierda están practicando el kamasutra marino)

CIMG4655DSC00182

A la sección de reptiles no entré. Adoro las lagartijas pero cuando los tamaños comienzan a crecer, mi simpatía decrece en forma directamente proporcional.

De regreso cenamos en un restaurant de tapas españolas. Muy bueno todo, menos la cuenta, ejem. 😦

DSC00197

Volvimos al hotel, donde tuve piscina y el  jacuzzi sólo para mí hasta que me indicaron amablemente que me tenía que ir o ayudarles a limpiar, porque era un poquito tarde.

De regreso a la habitación llené de espuma la bañera y libro en mano, semillas de girasol y buena música, di por terminado un día inolvidable.

Publicado en Norway, Perlitas de mi cofre | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios